ancianos

Bien es sabido que las personas de edad avanzada tienden a perder masa muscular y que eso disminuye su calidad de vida ya que se hacen más dependientes al disminuir la fuerza, tienen más posibilidades de caer, se pierde densidad ósea, etc. Además el músculo es un tejido muy activo que consume energía incluso cuando estamos en reposo con lo cual con el tiempo se ganará grasa corporal, de hecho entre los 25 y los 75 años se intercambian 11 kilos de músculo por 12 de grasa. En resumen, todo esto es importante porque mantener la masa muscular, la fuerza y la resistencia permite al anciano gozar de una mucho mayor calidad de vida, independencia y tener menor riesgo de caídas.

Hasta tal punto esto es importante que personalmente he sido testigo del rapidísimo deterioro de ancianos totalmente sanos e independientes y con gran calidad de vida que de golpe vieron cortada su ingesta energético y proteica entrando en un círculo vicioso que les llevó a un estado prácticamente terminal. Y es que indudablemente el proceso de envejecimiento se asocia con la pérdida gradual y progresiva de masa muscular junto con pérdida de resistencia física. Está más que claro que esta condición (sarcopenia) ha sido ampliamente observada como consecuencia del envejecimiento en adultos sedentarios. Sin embargo, programas regulares de ejercicios aeróbicos y de resistencia (y por supuesto de fuerza) han demostrado contrarrestar la mayoría de los aspectos de la sarcopenia cuando van combinados con una ingesta adecuada de energía y proteína. Y a veces el desconocimiento por parte de los profesionales sanitarios de todo esto puede ser perjudicial para los ancianos.

Retrasar esta pérdida de masa muscular e incluso incrementar la masa muscular, sería muy interesante en este grupo poblacional de cara a incrementar su calidad de vida. Diversos estudios han demostrado que el entrenamiento adecuado a cualquier edad puede ayudar a evitar esta pérdida de músculo e incluso a revertirla. Pero como es obvio siempre debe ir unido a una alimentación adecuada ya que que una dieta insuficiente provoca un estado de desnutrición que también deriva en pérdida de masa muscular.

Ingesta de proteínas en ancianos

 

Una ingesta adecuada de proteína puede ayudar (junto a un entrenamiento físico específico) ayudar a mantener la masa muscular, pero ¿qué cantidad de proteína debe ingerir el anciano?. Pues bien para que los profesionales sanitarios pudieran saber a qué atenerse, Sociedad Europea de Nutrición Clínica y Metabolismo organizó un taller sobre necesidades de proteínas en el anciano, que se celebró en Dubrovnik los días 24 y 25 de Noviembre del años 2013 y que sirvió como base para emitir una serie de recomendaciones (1): En las personas mayores saludables, la dieta debe proporcionar al menos 1,0-1,2 gramos de proteína por kilo de peso corporal y por día. En las personas mayores que están desnutridas o en riesgo de malnutrición (debido a que tienen una enfermedad aguda o crónica) la dieta debe proporcionar 1,2-1,5 gramos de proteína por kilo de peso corporal y por día ( incluso puede ser necesaria una ingesta superior en los individuos con enfermedad o lesión grave). Todos los días se debe practicar actividad física o ejercicio (entrenamiento de resistencia, el ejercicio aeróbico) el mayor tiempo posible (obviamente dentro de lo razonable).

Si bien en la actualidad está bien aceptado que la cantidad de proteínas ingeridas diariamente es un factor importante en la dieta para tratar de limitar la pérdida de masa muscular (y por tanto la pérdida de fuerza) de las personas mayores , sin embargo no se suele tener en cuenta en absoluto su distribución a lo largo del día. Sin embargo el hecho de que exista una relación dosis-respuesta saturable entre la síntesis de proteína muscular y la cantidad de proteína ingerida en una sola comida (para entendernos, hay un límite por comida a partir del cual aunque añadamos más proteína no vamos a conseguir más síntesis muscular) sugiere que el reparto de la ingesta del total de proteína diaria en varias tomas puede ser preferible. De hecho hay autores que defienden esta hipótesis puesto que hay bibliografía que sugiere que la ingesta de una cantidad adecuada de proteína en cada comida puede ser una estrategia eficaz para disminuir la pérdida de músculo.

Precisamente una revisión sobre este tema fue publicada en el 2016 (2) aborda este tema y propone (basándose en la evidencia disponible) una serie de consideraciones prácticas que se traducen en la recomendación de tener en cuenta no sólo la proteína total ingerida sino la cantidad de proteína por comida en el asesoramiento dietético para los adultos mayores. Obviamente es de sentido común considerar que en ancianos, deportistas y otros grupos poblacionales también es interesante no sólo tener en cuenta la ingesta total de proteínas sino también su reparto a lo largo del día.

Suplementos en la dieta


Pudiera valorarse en ocasiones la utilización de suplementos específicos porque en base a ciertos estudios, el suplemento proteico se ha propuesto (por parte de algunos investigadores) como una estrategia dietética efectiva para aumentar la respuesta adaptativa muscular esquelética al entrenamiento prolongado de ejercicio de resistencia en las personas de edad avanzada.

En octubre del 2012 (3) se publicó un estudio que tuvo como objetivo evaluar el efecto de la suplementación con proteína en la masa muscular, la fuerza y el rendimiento físico durante el entrenamiento prolongado de ejercicio de resistencia en ancianos (hombres y mujeres) de unos 78 años. El estudio se realizó con 62 voluntarios que entrenaron 2 veces a la semana durante 24 semanas y que tomaban o bien un placebo o bien dos tomas diarias de 15 gramos de proteína cada una. Se vio que la masa magra se incrementó de forma significativa en el grupo que ingería proteínas (pero no en el de placebo) y que la fuerza y el rendimiento físico se incrementaron significativamente en ambos grupos (tomaran proteínas o no). Por tanto los autores concluyeron que este tipo de entrenamiento en personas de edad avanzada representa una estrategia eficaz para mejorar la fuerza y el rendimiento y que los suplementos de proteína en la dieta son de utilidad (en este tipo de personas) para permitir el aumento de masa muscular durante el entrenamiento físico.
No se trata de empezar a dar suplementos a todos los ancianos, pero esto nos da una idea que el ejercicio físico y una nutrición correcta (con un aporte adecuado de proteínas que se pueden obtener consumiendo la cantidad adecuada de carnes, pescados, huevos, lácteos…) es vital para mantener la calidad de vida y la salud de los ancianos… mucho más de lo que incluso muchos profesionales sanitarios creen (como yo mismo y desgraciadamente pude comprobar con mi abuelo hace años).

Un estudio publicado en el año 2016 (4) parte de la hipótesis de que la suplementación nutricional con proteína de suero (22 g), aminoácidos esenciales (10,9 g, incluyendo 4 g del aminoácido ramificado leucina), y la vitamina D [2,5 g (100 UI)] tomados de forma regular, junto a actividad física controlada aumentaría la masa magra, la fuerza, la función física y la calidad de vida y reduciría el riesgo de desnutrición en las personas con una edad en la que es más probable padecer sarcopenia. En el estudio participaron 130 personas (53 hombres y 77 mujeres) con una edad media de 80,3 años. Se trató de un estudio aleatorizado y a doble ciego y controlado con placebo y de 12 semanas de duración. Tras comprobar los resultados, los autores llegaron a la conclusión de que la suplementación con proteína de suero, aminoácidos esenciales (con una ingesta significativa del aminoácido ramificado y esencial leucina) y vitamina D, junto con el ejercicio apropiado para su edad, no sólo aumenta la masa libre de grasa, la masa muscular esquelética y la fuerza sino que también mejora otros aspectos que contribuye al bienestar en ancianos (descenso en la proteína C reactiva o incremento del factor de crecimiento similar a la insulina).

No se trata de empezar a dar suplementos a todos los ancianos, pero esto nos da una idea que el ejercicio físico y una nutrición correcta (con un aporte adecuado de proteínas que se pueden obtener consumiendo la cantidad adecuada de carnes, pescados, huevos, lácteos…) es vital para mantener la calidad de vida y la salud de los ancianos; mucho más de lo que incluso muchos profesionales sanitarios creen. Antes se pensaba que la pérdida de músculo en ancianos era irreversible, ahora ya se tiene claro que esto no es así.

Bibliografía:

1 ) Deutz NE, Bauer JM, Barazzoni R, Biolo G, Boirie Y, Bosy-Westphal A, Cederhol T, Cruz-Jentoft A, Krznariç Z, Nair KS, Singer P, Teta D, Tipton K, Calder PC. Protein intake and exercise for optimal muscle function with aging: recommendations from the ESPEN Expert Group. Clin Nutr. 2014 Dec;33(6):929-36.
2 ) Murphy CH, Oikawa SY, Phillips SM. Dietary Protein to Maintain Muscle Mass in Aging: A Case for Per-meal Protein Recommendations. J Frailty Aging. 2016;5(1):49-58.
3 ) Tieland M, Dirks ML, van der Zwaluw N, Verdijk LB, van de Rest O, de Groot LC, van Loon LJ. Protein supplementation increases muscle mass gain during prolonged resistance-type exercise training in frail elderly people: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. J Am Med Dir Assoc. 2012 Oct;13(8):713-9.
4) Rondanelli M, Klersy C, Terracol G, Talluri J, Maugeri R, Guido D, Faliva MA, Solerte BS, Fioravanti M, Lukaski H, Perna S. Whey protein, amino acids, and vitamin D supplementation with physical activity increases fat-free mass and strength, functionality, and quality of life and decreases inflammation in sarcopenic elderly. Am J Clin Nutr. 2016 Feb 10. pii: ajcn113357.

Posts relacionados


nutricionista

¿Qué debo estudiar si quiero ser nutricionista?

Bastantes personas jóvenes me siguen preguntando sobre cómo estudiar nutrición para dedicarse profesionalmente y otras me preguntan cómo saber si el profesional que les atiende es el adecuado. Se confunde el término Dietista-Nutricionista con el de Nutriólogo o con el de Médico Nutriólogo etc…

23.10.2017
Dr. Ramón de Cangas

Todo lo que siempre quisiste saber sobre alimentación y menopausia

Los cambios hormonales, como la menopausia, provocan efectos y pueden influir en una reducción de la masa muscular (se reduce el metabolismo basal y es más fácil ganar grasa corporal), incremento de la grasa corporal total, en una mayor acumulación en la zona abdominal (y por tanto más riesgo cardiovascular y metabólico) así como en […]

18.10.2017
Dr. Ramón de Cangas
leche

La leche: una muy sana y rica elección

El consumo de productos lácteos tiene lugar en la historia de la humanidad desde el momento de la aparición de la ganadería. Cuando el hombre abandonó la estrategia de recolectar y cazar empezó a dedicarse a la agricultura pero también a criar ganado. De sentido común es pensar que criar ganado llevó a descubrir el […]

16.10.2017
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!