A continuación un especial sobre dietas y/o métodos milagro para una colaboración que he realizado para el diario ” El Mundo” como miembro del Comité Asesor del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España.

¿ Qué es lo más positivo o beneficioso de las dietas propuestas a continuación?

Desde mi punto de vista casi todas ellas ( salvo la dieta DASH) entran todas dentro de la categoría de dietas milagro, por tanto en mi opinión decir algo positivo de una estrategia dietética que pudiera llegar a ser no saludable, engañosa, desequilibrada o incluso fraudulenta no es un buen mensaje para la población general. Según un documento consenso del año 2012 del entonces denominado Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, las características de las dietas fraudulentas o de los métodos fraudulentos son las siguientes:

Prometen resultados rápidos; prometen resultados asombrosos o “mágicos”; prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos; contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida; incluyen relatos, historias o testimonios, sin documentar, para aportar credibilidad; se pueden auto-administrar o implementar sin la participación de profesionales sanitarios cualificados (“hágalo usted mismo”); contienen listados de alimentos buenos y malos; exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente o alimento; incluyen o se basan en el consumo de preparados que vende quien promueve el tratamiento dietético; garantizan los resultados o prometen “devolver el dinero” si no funciona.: contienen afirmaciones que sugieren que el producto es seguro, ya que es “natural”; suelen desligarse de los posibles efectos adversos de su uso con frases parecidas a: “el autor o el fabricante no se responsabiliza de…”; presentan conclusiones simplistas extraídas de un estudio científico complejo; ofrecen recomendaciones basadas en un único estudio, o en estudios realizados con pocas personas (muestra no representativa), seguidas durante un breve espacio de tiempo (suelen acompañarse de frases como “descubrimiento científico”); presentan recomendaciones basadas en varios estudios realizados en animales o en modelos celulares (in vitro), presentan recomendaciones basadas en estudios sin revisión por pares (peer reviewed); presentan recomendaciones a partir de estudios que ignoran diferencias entre individuos o grupos.

¿Cuáles son los aspectos negativos de estas dietas?

Introducción aclaratoria:

En principio una dieta saludable no guarda relación con un reparto EXACTO ( y con exacto quiero decir un valor determinado inamovible porque sí que pueden haber unos valores de referencia) y concreto de porcentajes de macronutrientes sino con el tipo alimentos ingeridos. Aunque no se puede hablar de una dieta o menú perfecto si debemos de tener en cuenta que una dieta variada con más alimentos frescos de origen vegetal y con menos de origen animal (aunque obviamente estos forman parte de una dieta saludable y equilibrada), pocos alimentos procesados, con un contenido reducido en sal, azúcar y grasas saturadas (salvo quizás las de algunos lácteos enteros como el yogur) es la mejor forma de prevenir enfermedades crónicas.

Para garantizar un menú saludable para toda la familia debemos pensar que en él siempre deben primar los alimentos de origen vegetal, por ello debe haber abundantes verduras-hortalizas frescas, frutas frescas y otros alimentos como cereales de grano entero, legumbres, frutos secos…. El pescado ( blanco y azul), las carnes ( carnes del estilo de pollo, pavo o conejo limitando las carnes rojas y limitando aún más las carnes procesadas) y los huevos forman parte de un menú saludable pero se debe de tener en cuenta que no debemos consumir raciones desmesuradas ( no se trata de consumir pechuga de pollo con 2 champiñones sino una ración abundante de verduras y hortalizas y una ración más moderada, de lo que muchas veces ingerimos, de alimento proteico). Los lácteos ( especialmente el yogur entero no azucarado, tal como indican las últimas evidencias científicas) también forman parte de un menú saludable. Como fuente de grasa, el aceite de oliva. No hay que olvidar la forma de cocinado también importa, por ello elegir técnicas culinarias sencillas como papillote, vapor, hervidos, horno…es preferible a otras como frituras, empanados…

Si consumimos todos estos grupos de alimentos con la frecuencia y los tamaños de ración recomendados estaremos cubriendo muy probablemente todas nuestras necesidades nutricionales.

Dieta Dukan y Dieta Atkins

Las conocidas dietas Dukan y Atkins entran dentro de las denominadas dietas hiperproteicas lo cual no tiene por qué ser garantía de un mejor control de peso, de hecho la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) considera que no existen pruebas científicas para asociar el consumo de proteínas con un mejor control del peso corporal. Además, el consumo prolongado de dietas pobres en carbohidratos y ricas en proteínas de origen animal ( como es el caso de estas dietas) se relaciona con un incremento de la mortalidad total: una elevada ingesta de proteínas de origen animal ha sido asociada a ciertas enfermedades crónicas.

Existen revisiones sistemáticas y metaanálisis que concluyen que una dieta rica más rica en proteínas no ayuda a la pérdida de grasa corporal. Parece que el reparto de macronutrientes no “marca” diferencia a largo plazo. De hecho, diferentes estudios han concluido que la pérdida de peso se justifica principalmente por el tiempo que se sigue la dieta y por las Kilocalorías que se dejan de ingerir, más que por la distribución de los macronutrientes. Hace unos años (sobre marzo del 2011) el entonces llamado GREP-AEDN (Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas que actualmente es Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas) elaboró, un interesante documento titulado: “Dieta” o “método” Dukan. Postura del GREP-AEDN. En aquel documento se desaconsejaba encarecidamente el “método” o “dieta” propuesto por el Sr. Dukan por ser “ineficaz, fraudulento y potencialmente peligroso”. Tal como decía el documento: “Ninguna de las bases de datos científicas españolas o internacionales (Elsevier, Excelenciaclinica.net, Guías de práctica clínica en el Sistema Nacional de Salud, Scielo, Scirus, ScienceDirect, clinicaltrials.gov, PubMed) contiene estudio alguno que haga referencia a esta dieta o que apoye su eficacia o seguridad. Las palabras de su autor y las experiencias personales de sus testigos o de otros individuos concretos no tienen ninguna validez desde el punto de vista de la evidencia científica o de la salud pública”.

Con la dieta Atkins podemos decir algo similar que con la Dukan.

Dieta de la alcachofa.

Existen multitud de dietas que atribuyen propiedades mágicas a un determinado alimento con objeto de dar a la dieta un novedoso nombre que llame la atención. Unas veces se utilizan nombre de alimentos que están bien vistos como es el caso de la dieta de la alcachofa o dieta del plátano, otras veces se trata de alimentos o platos apetecibles que en otro tipo de dietas están prohibidos y que por tanto llaman mucho la atención (dieta del chocolate, dieta del bocadillo…), otras veces alimentos que se disfrazan de eficacia ( dieta de la sopa quema grasas…)y podríamos seguir. Sea como fuere no hay alimentos mágicos que por sí mismos nos hagan adelgazar (alcachofas etc…), el único mérito de este tipo de dietas es que son capaces (con su nombre atractivo o sugerente) de llamarnos la atención y hacernos caer en el engaño.

Todas estas dietas tienen en común que son muy hipocalóricos, adelgazo no porque tomo alcachofas, sino porque la dieta es muy baja en kilocalorías. Sin embargo, se trata de dietas generales que no están personalizadas (la personalización es la base de la dieta), que generalmente son desequilibradas y demasiado bajas en kilocalorías y que por todo esto pueden suponer riesgos para la salud, pueden provocar pérdida de masa muscular, efecto rebote etc…

Tal como está recogido Documento de Consenso sobre recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos, cualquier método inadecuado que prometa adelgazar fácilmente aumenta el riesgo de originar situaciones de desnutrición o déficit de micronutrientes; empeorar el riesgo cardiovascular de los pacientes; favorecer el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria, de enorme gravedad y peor pronóstico que la propia obesidad, o inducir cambios en el metabolismo energético que produzcan estados de ‘resistencia’ a la pérdida de peso”. Así que si a la vecina del quinto le ha funcionado, que se la juegue ella.

Dieta de la zona.

El libro “La revolucionaria dieta de la zona” (escrita por D. Barry Sears, 1997) contiene consejos potencialmente beneficiosos (como la promoción en el consumo de frutas y hortalizas, la restricción en el consumo de sacarosa o la limitación en la ingesta de ácidos grasos trans), pero parte de una serie de premisas claramente erróneas. Hace un tiempo, el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN) dejó clara su postura sobre esta dieta, y fue: “desaconsejar el método dieta de la zona, así como la difusión o lectura del libro que lo explica”.

La explicación del GREP-AEDN a su postura era que tomando como referencia las directrices propuestas tanto por el Dr. Melvin H. Williams, profesor emérito de la universidad de Old Dominion en Norfolk (Virginia, Estados Unidos), así como las propuestas por la Asociación Americana de Dietética , conviene dudar seriamente de quien haga afirmaciones dietético-nutricionales que:

1)prometan resultados “rápidos”, 2) prometan resultados “mágicos”, 3) prohíban el consumo de un alimento o grupo de alimentos, 4) contengan listados de alimentos “buenos” o “malos”, 5) exageren la realidad científica de un nutriente, 6) aconsejen productos dietéticos a los que se atribuyen propiedades mágicas, 7) estén basadas en el consumo de productos dietéticos caros si se comparan con el costo de obtener lo mismo mediante alimentos, y vendidos precisamente por quien propugna dichas afirmaciones dietético-nutricionales, 8) incluyan relatos, historias o testimonios para aportar credibilidad, y 9) contenga afirmaciones que contradigan a colectivos sanitarios de reputación reconocida.

Pues bien, todos los puntos descritos en el párrafo anterior pueden hallarse en el libro que revisó el informe del GREP-AEDN.

Dieta Flash:

Se trata de una de las llamadas dietas proteinadas que utiliza sobres de polvos de proteínas. Existe un documento postura del GREP-AEDN sobre la “Dieta Flash” publicado en el año 2012 donde se dice literalmente: La postura del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de DietistasNutricionistas (GREP-AEDN) es desaconsejar encarecidamente a la población el seguimiento de la llamada“Dieta Flash”. Varios son los motivos que sustentan la postura del GREP-AEDN, entre ellos, por citar sólo algunos, que no tiene sustento científico o que el seguimiento de planteamientos dietéticos similares al de la “dieta flash” se ha asociado a riesgos para la salud tales como debilidad, riesgo de fractura ósea, ganancia de peso a largo plazo, síndrome metabólico, daño renal, desórdenes gastrointestinales, pérdida de la autoestima, depresión y alteraciones en el comportamiento.

Dieta disociada.

Conceptos erróneos como este son la base de las llamadas dietas disociadas. Habitualmente en este tipo de dietas se indica que no se deben mezclar las fuentes de hidratos de carbono con las fuentes de proteínas. Por ejemplo, si para comer se va a consumir arroz, pasta o patatas, estas se pueden mezclar con verduras-hortalizas (una paella vegetal, por ejemplo) pero no con carnes, pescados o huevos (no puedo comer una paella de pollo, por seguir con el ejemplo). Si, por contra, se decide consumir proteínas (carne, pescados o huevos) se pueden mezclar con verduras-hortalizas, pero no con arroz, pasta, patatas, pan…

No hay ninguna base científica o ningún estudio científico que explique por qué hacer esto supone un beneficio de cara a perder peso corporal o en otros aspectos. Lo único que estaremos haciendo es restringir mucho la dieta y hacerla mucho más monótona y aburrida, con lo que puede que consumamos menos cantidad (por puro aburrimiento).
Además es cuestión de sentido común: los lácteos tienen proteínas e hidratos de carbono, las legumbres también, los cereales ( como el pan, arroz, pasta…) también, etc. Si hiciéramos caso de este concepto, estos alimentos no se podrían consumir. Sin embargo, en este tipo de dietas los lácteos se consideran proteicos a pesar de tener una cantidad significativa de hidratos de carbono (lactosa), mientras que a su vez los cereales se consideran hidratos de carbono a pesar de tener una cantidad significativa de proteínas. Por tanto el razonamiento de este tipo de dietas falla desde la base. En nutrición sentido común. Las dietas disociadas son dietas milagro puesto que condicionan nuestros hábitos alimentarios sin lógica ni base científica.

Un ejemplo de la falta de base de esta dieta sería pensar cómo se digiere una tostada de pan integral con queso entero y con miel:

En la boca ya masticamos la tostada y en la propia boca las enzima salivales comienzan a descomponer el almidón del pan, al masticar el alimento queda más expuesto a la acción de las enzimas salivales pero también del resto de enzimas digestivas que más tarde van a actuar Al llegar al estómago el ácido presente en el estómago hace que las enzima salivales se inactivan y en este sentido se bloquea ahora (de momento) la digestión de los hidratos de carbono. Las proteínas se empiezan a degradar al mezclarse con el ácido estomacal y eso facilita que las proteasas gástricas tengan “mejor acceso” y comiencen a digerir las proteínas. La grasa forma una capa que “flota” en la parte superior en la mezcla de base acuosa presente en el estómago.

Al llegar intestino delgado los azúcares de la miel (que prácticamente ni requieren digestión) son absorbidos puesto que al contactar las células intestinales prácticamente las atraviesan directamente. Los almidones que habían empezado a ser digeridos en la boca con las enzimas salivales son digeridos gracias a los enzimas pancreáticos y a enzimas producidos por células del intestino delgado y entonces ya pueden empezar a ser absorbidos. La grasa, en intestino delgado, emulsiona con la bilis y las lipasas intestinales y pancreáticas permiten descomponer la grasa que puede ser absorbida.

Las proteínas que ya en el estómago habían empezado a degradarse continúan su degradación en intestino delgado gracias a proteasas pancreáticas y se absorben. En intestino delgado también se absorben vitaminas y minerales.
Al llegar al intestino grueso (donde todavía se absorben algunos minerales) parte de la fibra es digerida parcialmente por bacterias que viven en este lugar originando ácidos orgánicos y algunos otros productos que son absorbidos aquí.

Por tanto la dieta disociada es un auténtico engaño.

Dieta paleo.

Los seguidores de esta dieta dicen que el hombre está adaptando genéticamente ( fruto de su evolución) a un tipo de dieta paleolítica y que ha convivido millones de años con ella. Sea como fuere la realidad es que lo de considerar que por comer millones de años de una forma ha hecho que los genes estén ” anquilosados” en esa forma de comer es un grave error ya que una simple mutación en un gen que permite comer un alimento que antes no se podía, se puede extender a casi toda una población en sólo 4000 años y hay ejemplos de ello como la capacidad de digerir la lactosa en adultos que se generalizó en sólo unos 4000 años hasta hacerse una mutación que tiene una parte importante de la población.

Al margen de esto, una revisión bibliográfica sobre la dieta Paleo que acaba de ser publicada en 2016 concluye que la dieta paleo aún carece de pruebas.

Dieta detox.

Las dietas depurativas que se presentan a veces como una forma de eliminar toxinas son muchas veces dietas muy hipocalóricas a base de caldos de verduras, agua y prácticamente nada más. Es cierto que existen sustancias que, para eliminarse, precisan de un proceso metabólico ya que si se acumulan en el organismo pueden producir daños en la salud. Para eliminarlas nuestro organismo debe procesarlos metabólicamente o transformarlos y eso es lo que llamamos la DETOXIFICACIÓN. Concretamente se trata de varias reacciones enzimáticas en las que se trata de neutralizar, metabolizar para solubilizar estas toxinas y que puedan ser excretadas. Este proceso se realiza con sustancias externas tóxicas pero también con componentes de nuestro organismo (procedentes de reacciones metabólicas, etc..) que se eliminan normalmente (y que de no hacerlo serían tóxicos).

De una forma muy simple podríamos decir que para poder eliminar estas sustancias lo que se hace es convertir las toxinas liposolubles en metabolitos inactivos hidrosolubles para poder ser excretados fácilmente y evitar que se depositen en el organismo, provocando daños. Estos procesos tienen lugar en el hígado y participan diversos enzimas (citrocromos, monooxidasas, aldehído deshidrogenasa…) según la sustancia a “neutralizar”. Hacer dietas depurativas como las que suelen promoverse(bajísimas en kilocalorías) para eliminar toxinas no tiene sentido. De hecho, como suelen ser muy hipocalóricas pueden acabar siento cetogénicas y originar metabolitos tóxicos (que se eliminan por la orina) como los cuerpos cetónicos. Lo que hay que hacer es comer de forma saludable habitualmente y si una semana por fiestas, vacaciones, etc… me paso más de la cuenta, a la siguiente volver a las pautas saludables de siempre.

Dieta de los puntos.

El funcionamiento básico de la dieta consiste en puntuar los diferentes grupos de alimentos en base a la cantidad de proteínas, hidratos de carbono y grasas. En general los alimentos más calóricos tienen más puntuación. Según sexo, edad, peso, actividad física.. cada persona tiene un cupo de puntos que no puede sobrepasar y debe ir eligiendo alimentos y sumando los puntos sabiendo que no puede sobrepasar ese cupo. Por ello mientras no se sobrepase ese límite se puede consumir cualquier alimento. El problema deriva de que esta dieta no enseña a comer y la persona puede elegir las opciones menos saludables y adelgazar (porque serán raciones pequeñas) ingiriendo alimentos cuyo consumo habitual no está recomendado y no eligiendo otros que deberían ser consumidos a diario.

Dieta factor 5.

Es un plan dietético que dura 5 semanas pero luego se puede adaptar al estilo de vida diario para mantenerse o perder más peso. Parte de 5 comidas al día y en realidad sólo incluye dos días de régimen estricto a la semana. Las recetas de las comidas son fáciles de elaborar y utilizan solamente 5 ingredientes. Todo esto se complementa con un plan de actividad física adaptado a la condición física de cada cual.

Los días más estrictos aconseja un elevado consumo de proteínas, esto unido a que la “ regla del 5” es absurda hace que su seguimiento no tenga razón de ser y sea una dieta muy inflexible y desaconsejada.

Biorresonancia.

Existe en el mercado una máquina que según sus promotores analiza intolerancias alimentarias a alimentos concretos y e incluso valora la absorción intestinal de ciertos minerales. Con todo ello se hace un plan dietético que se “viste de ciencia” en base a la determinación con esa máquina. En teoría (según los que la promueven) esta máquina con unos electrodos y en base a un proceso que denominan Biorresonancia o electromagnetismo es capaz de decir a qué alimentos somos intolerantes o no, incluso dar datos acerca de absorción intestinal de minerales etc…y todo eso supuestamente basado en estudios científicos.

Este concepto de Biorresonancia o electromagnetismo es obviamente una práctica pseudocientífica, en realidad como muchas terapias al margen de la ciencia lo que hace es abordar el concepto de patología o enfermedad desde un punto de vista holístico. No hay evidencia alguna de la eficacia de este sistema, es más va en contra del conocimiento científico y del más mínimo sentido común y sus teorías carecen de fundamento científico que expliquen su funcionamiento.

Dieta del grupo sanguíneo.

El grupo sanguíneo no depende más que del tipo de proteínas que se expresan en las membranas de los eritrocitos pero no guarda relación alguna con aspectos nutricionales. Las dietas que se basan en el sistema de grupos sanguíneos ABO se han promovido, por parte de algunos autores de libros y demás con la “promesa” de que mejoran la salud y disminuyen el riesgo de la enfermedad. La realidad es que entre la comunidad científica se considera una dieta milagro ya que las afirmaciones que realiza no tienen base científica. Como no tiene ni pies no cabeza, ni lógica ni sentido común, resulta increíble que a pesar de todo se haya extendido.

Pero por si el sentido común no fuera suficiente, en mayo del año 2013 se publicaron los resultados de una revisión sistemática sobre el tema. Los autores concluyeron que no existen pruebas para validar los supuestos beneficios de salud de la dieta del tipo de sangre.

Dieta DASH.

La Dieta DASH ( el nombre deriva de las iniciales en inglés de Dietary Approaches to Stop Hypertension) no es una dieta milagro, es un plan dietético diseñado por el US National Institutes of Health para las personas que padecen hipertensión arterial.

A grandes rasgos este plan dietético potencia el consumo de cereales integrales, frutas, verduras-hortalizas, lácteos bajos en grasa, frutos secos, incluye pescados y carnes etc… Esta dieta es rica en potasio, calcio, magnesio y fibra y baja en sodio (no prohíbe totalmente la sal pero la limita mucho y potencia el consumo de alimentos frescos), azúcares simples, grasas saturadas y colesterol. Promueve además hábitos saludables minimizando el consumo de alcohol, eliminando el tabaco y potenciando la actividad física.

Un metaanálisis publicado en 2014 concluyó que la dieta DASH reduce la tensión arterial y otra serie de factores de riesgo cardiovascular. Además, tal como indican los resultados de otros dos metaanálisis publicado en el año 2013, la dieta DASH puede reducir el riesgo de las enfermedades del corazón, derrames cerebrales, el riesgo de Insuficiencia cardiaca y en Diabéticos tipo 2 la dieta DASH puede conducir a una mejora en la sensibilidad a la insulina independiente de la pérdida de peso y puede desempeñar un papel importante en el control glucémico en las intervenciones a largo plazo.

En definitiva la dieta DASH puede ser de interés para las personas con hipertensión o con otros factores de riesgo cardiovascular. Cuando el nefrólogo o médico internista la consideren como parte del tratamiento del paciente, el Dietista-Nutricionista puede elaborar la dieta DASH atendiendo a las características fisiopatológicas del paciente. Sin embargo para una persona sana es más restrictiva de lo necesario si es utilizada como herramienta para la pérdida de peso.

Cetona de frambuesa.

La cetona de frambuesa es un compuesto aromático presente en la frambuesa roja con una estructura similar a la capsaicina y sinefrina. Tanto a la capsaicina (presente en el pimiento) como a la sinefrina (presente en la corteza de naranja amarga) se les ha atribuido por parte de algunos investigadores un cierto efecto termogénico y una cierta capacidad para reducir la grasa corporal aunque no hay una evidencia científica de que exista un efecto clínico significativa.

Dado que este compuesto presente en la frambuesa tiene una estructura similar a la capsaicina y a la sinefrina algunos investigadores se plantearon la posibilidad de que pudiera tener algún tipo de utilidad en la lucha contra la obesidad alterando el metabolismo de los lípidos. La verdad es que buscando en la literatura no hay demasiados estudios y los pocos que hay se realizaron en ratones. A día de hoy no se puede recomendar la cetona de frambuesa como una opción para perder peso, no está en absoluto demostrada su utilidad y precisamente por ello en el año 2011 se publicó la opinión científica de la EFSA (la Agencia Europea para la Seguridad de los Alimentos) al respecto del extracto de frambuesa en la que se concluye que no hay aval científico para decir que este producto ayuda a mejorar la termogénesis, a controlar el peso o a controlar el apetito.

Posts relacionados


dietas de moda

Algunas dietas de moda: dieta dukan, pronokal…

El tema de las dietas que prometen grandes resultados es recurrente. Cada año aparecen decenas de nuevas dietas que prometen perder peso sin riesgos, sin esfuerzos y de forma muy rápida. Algunos de los métodos llegan a generar grandes cantidades de dinero.

07.06.2017
Dr. Ramón de Cangas
mercedes mila

¿La enzima prodigiosa? ¡Prodigiosos errores Mercedes Milá!

He oído decir “el libro de La enzima prodigiosa debió dar en el clavo” o “mala dieta no debe ser porqué Mercedes Milá habló bien del libro”. Pues bien, quizás ese sea uno de los tristes problemas de España…dejarse aconsejar por gente no experta en un campo pero que con su fama es capaz de […]

07.03.2017
Dr. Ramón de Cangas
desayuno

No, el desayuno no lo inventó Nestlé

El desayuno no es la comida más importante del día y no tiene por qué incluir necesariamente lacteo, cereal y fruta ( aunque tampoco tiene por qué no incluirlo y aunque es verdad que a la industria le interesa esta estructura y la ha fomentado, esa estructura no es necesariamente mala, un yogur entero no […]

23.02.2017
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!