hamburguesa

Muchas personas consideran a la hamburguesa como uno de los iconos (junto a otros alimentos como la pizza o el perrito caliente) de la llamada comida rápida y a veces mal denominada comida basura. El concepto de comida rápida es relativo (una hamburguesa “gourmet” puede llevar su tiempo) y el concepto de comida basura es totalmente erróneo. No hay alimentos buenos o malos, todo se puede consumir en su justa medida y depende de la frecuencia de consumo, forma de cocinado, ingredientes básicos y cantidad.

Aunque a veces se considera a este alimento como algo propio de jóvenes, la hamburguesa (que es quizás el buque insignia de la comida americana) tiene su origen ya en el siglo XIX aunque es durante el XX cuando se extiende por todo el mundo.

Técnicamente una hamburguesa es un producto procesado, es en realidad un bocadillo de un filete de carne picada y mezclada con otra seria de ingredientes que se aglutina hasta darle su forma característica (de loncha gruesa o filete). Se puede hacer a la plancha, frita, parrilla, horno… siendo las variantes frita y parrilla las más extendidas, sobre todo la frita.

La hamburguesa se puede presentar sola (en su versión más simple), pero es habitual que venga acompañada con algo más como pueden ser verduras-hortalizas (lechuga, tomate, pepino), queso, beicon, jamón serrano, huevo, salsas como mayonesa, mostaza, kétchup y pan (en forma de bocadillo o sándwich).

La carne picada con la que se elabora habitualmente suele ser de ternera, aunque la carne de cerdo y pollo también es muy utilizada, tampoco es raro encontrar en el mercado hamburguesas de otras carnes como pavo, incluso en sitios exclusivos se pueden encontrar hamburguesas de cordero, avestruz o canguro. Hasta existen hamburguesas de pescado (de atún, salmón) y vegetarianas (con seitán, soja, tofú…). En ocasiones esa carne picada de base, se mezcla (para luego ser aglutinada dando forma al filete) con unos u otros ingredientes como hierbas aromáticas, sal, especias, cebolla, pan rallado, leche, nata líquida, harina, aceite, ajo, puerro, apio, jamón cocido, huevo, etc. Todo ello para obtener el sabor característico y específico buscado. Cierto es que los más puristas dirán que si lleva un determinado ingrediente no será una hamburguesa, pero la realidad es que en cada establecimiento, en cada país o región tienen su forma especial de hacerla y tenga lo que tenga al final la llaman hamburguesa y como tal la pedirá el público.

Existía en el pasado (cada vez menos) la creencia de que la carne utilizada en las hamburguesas no era muy buena y por eso no gozaba de mucho prestigio. Sin embargo, los cada vez más exhaustivos controles de calidad, el mayor conocimiento de la población en nutrición y alimentación, la mayor preocupación de los establecimientos por ofrecer productos con valor añadido y el incremento en la proliferación de establecimientos en los que se prestigia la hamburguesa hasta convertirla (en algunos de ellos) en un plato de “alta cocina”, ha hecho que esta creencia o “impresión” que tenía la gente se vaya diluyendo. Sin embargo, es cierto que hay “hamburguesas y hamburguesas» y «hamburgueserías y hamburgueserías”. Y es que realmente una hamburguesa, como cualquier otro alimento, puede ser todo lo buena o todo lo mala que queramos y por supuesto no tiene por qué estar reñida con una dieta de control de peso o incluso de pérdida de peso.

Hamburguesa saludable

Una hamburguesa elaborada con carne picada de pechuga de pollo sin piel o de solomillo de ternera o de pechuga de pavo, mezclada con hierbas aromáticas, especias, un poco de cebolla y elaborada al horno, plancha o parrilla sin apenas grasa (la poca grasa utilizada será el aceite de oliva virgen extra). Como acompañamiento: lechuga, tomate y pepino. En cuanto a la presentación, la colocaremos entre dos rebanadas de pan integral y acompañada con patatas cocidas aliñadas con un poco de kétchup.

Lo aquí presentado puede ser perfectamente un plato único y ligero para una comida de mediodía. Se trata de un plato apto para personas con problemas de corazón, con niveles elevados de colesterol, diabéticos (depende de la dosis total de carbohidratos que añadamos), personas que deseen perder peso corporal o no ganarlo, etc. De hecho, hay establecimientos donde ofrecen hamburguesas en esta línea y con este tipo de ingredientes, es decir, bajas en grasas, grasas saturadas y Kilocalorías.

Hamburguesa completa

 Imaginemos esta vez, otra opción que yo mismo me encontré fuera de España.

Una hamburguesa de ternera o cerdo elaborada con carne picada procedente de fracciones con contenido elevado en grasa, mezclada con nata líquida, cebolla, pan rallado mojado en leche entera, harina, huevo, aceite y jamón cocido. Además, frita y acompañada por jamón, queso y salsa mayonesa. Se presentaba en un “bocadillo” de pan de molde y estaba acompañada por patatas con salsa barbacoa.

Obviamente en este caso las cosas cambian y deja de ser apta para los casos descritos anteriormente. No quiere decir que esté prohibida, también podemos disfrutar de ella, pero quedará limitada para ocasiones especiales, mientras que la frecuencia de consumo de la versión ligera puede ser consumida con mucha más frecuencia.

Conclusiones

1) No hay alimentos buenos o malos, todo se puede consumir en su justa medida. En realidad depende de la cantidad consumida y de la frecuencia de consumo. Hasta la hamburguesa más “contundente” (en cuanto a Kilocalorías se refiere) se puede consumir, eso sí, para ocasiones especiales. Pero está claro que la comida es para disfrutarla y de vez en cuando podemos darnos un homenaje.

2) Siempre hay opciones de hamburguesas más ligeras que podemos o bien elaborar en casa o bien pedir en los establecimientos (cada vez están más presentes en las cartas) y que pueden ser ingeridas con más frecuencia.

Podríamos aplicar esta misma lógica a los bocadillos. En mi blog ya he hablado sobre este tema. Os dejo el link por si os interesa: ¡Los bocadillos no son ningún problema!

Te animo a seguirme en mis redes sociales y continuar informado sobre temas de salud, nutrición y dietas. Estoy en Instagram, Twitter, Facebook y Youtube

 

Posts relacionados


desayuno

Entrevista para El País. Ramón De Cangas

La situación es la siguiente: alguien adulto, preocupado por su alimentación, que come sano, se cuida y no le suelen gustar los ultraprocesados, sigue encontrando mucho placer cuando come su golosina preferida de crío, la pizza cutre que comía los viernes en familia o una incluso la hamburguesa de McDonald que devoraba en su adolescencia. […]

21.07.2020

Entrevista sobre los «platos de cuchara»

1/ ¿ Qué piensa de los platos de cuchara en general y, por supuesto, cuál es su favorito?. Los platos tradicionales de cuchara son un patrimonio cultural gastronómico que se debe de mantener. Aunque a veces hayan sido denostados son muy preferibles a la multitud de alimentos procesados y ultraprocesados que son actualmente habituales en […]

08.01.2019

Últimas Tendencias en Nutrición. Opinión de Ramón De Cangas en entrevista.

1) El veganismo Se puede ser vegano y estar muy sano. Además, se ha dicho que la dieta vegana (sin carne, sin pescados, sin huevos, sin lácteos, sin miel) es perfectamente válida para los niños. Si consultamos alguna publicación como la guía de la Agencia de Salud Pública de Cataluña que establece recomendaciones para niños […]

18.12.2018

Comentarios


La hamburguesa congelada de supermercado con pan de viena de supermercado completa (lechuga, tomate, huevo y queso) con qué frecuencia la debo consumir?
Eso de ocasionalmente es tan relativo y entendible. Pero en la práctica si anotamos cada cuanto al final termina siendo una vez por semana

Mariela

Una vez por semana no es un problema

Dr. Ramón de Cangas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo-Asturias
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés-Asturias
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón-Asturias
C/ de Cristóbal Bordiú, 49 -Madrid
C/ Londres, 28, Tercera planta -Barcelona
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!