ciencia

Surgen en numerosas cuentas de Twitter y blogs determinadas tendencias y posiciones extremas que empezaron como sugerencias y que se convirtieron en “palabra de Dios”. Es decir, un grupo de personas que cuestionan todo salvo lo que ellos dicen y crean un grupo (un núcleo) dedicado a alabarse entre ellos a crear un sistema de gurús en el cual el que más crece es el más ácido en sus mensajes y el que más “presión a toda cancha” realiza. Esto da relevancia y “prebendas” y coarta la opinión de mucha gente.

Parece que da puntos ( a algunos) criticar a los lácteos. No importa que la evidencia favorable al consumo de lácteos (especialmente el yogur) sea elevada. Se trata de criticar a los lácteos a pesar de la evidencia. Si alguien dice algo positivo se sugiere que está comprado, que está trasnochado y que no tiene ética. Y eso ha ocurrido esta semana con dos compañeros científicos que han sido ninguneados injustamente.

Parece que da puntos ( a algunos) criticar vehementemente a alguien si dice que hay que completar con suplementos de vitamina B12 la dieta vegana aunque esa persona reconozca toda la parte positiva vegana. Y esto ha ocurrido esta semana. De hecho algunos criticaban simplemente diciendo que eso no es importante, ¿de verdad que no?.

Aquí todos nos conocemos pues los post que quedan escritos y porque todos estamos interrelacionados,  y da puntos  (en determinados círculos) desprestigiar a científicos y compañeros a los que no les han regalado nada y que llevan toda la vida estudiando, trabajando y/o investigando y con una trayectoria personal y profesional larga y de prestigio. Esta semana pasada lo hemos vivido con el tema de un documento sobre el yogur. Da puntos mentir diciendo que unos científicos compañeros están trasnochados, que ya no estudian, que tienen que reciclarse (aunque lo hagan cada día) que tienen conflictos de intereses ( anda que no los tienen, “en mi humilde opinión” muchos autores de libros de blog y gurús de las redes) y que están “pagados”. Por otro lado, son alabados y considerados como gurús y dioses( sí, porque da puntos también en ciertos círculos ultras el alabar) algunas personas sin titulación universitaria, algunas personas que no presentan el trabajo de fin de master, personas con formación muy justa, personas que llevan años en el doctorado y no lo acaban, personas que no acabaron su carrera universitaria, personas que acaban la beca doctoral sin presentar la tesis ( y todo esto lo cuento porque este tipo de gente es la que ha cuestionado la formación de doctores que llevan toda la vida trabajando en un campo concreto, no por otra cosa), personas con nicks sugerentes para que se les conozca como referentes. Y crean grupos que “meten” presión para copar los medios criticando cualquier aparición y opinión diferente de gente que “no son los suyos” creando un ambiente que dificulta la entrada de otros y facilita su salida pidiendo explicaciones de por qué se admite un artículo. Y jamás dando argumentos, sólo difamando, y cuando alguno de esos raros gurús se ven acorralado son asistidos por decenas de seguidores acérrimos que golpean en bloque (funcionamiento tipo círculo) a esas personas, difamándolas, ninguneándolas, pero sin dar un sólo argumento.

Muchas veces cuando se cita a un Dietista-Nutricionista científico la respuesta es: ese científico está trasnochado y no tiene ética. Es decir, dicen que un investigador (para investigar hay que estar actualizado) de prestigio personal y profesional intachable y que tiene decenas de artículos en revistas de impacto es comparable a un bloguero.

Para criticar hay que mirarse el ombligo, yo me lo miro: tengo 3 títulos universitarios, 4 libros publicados y en nada el quinto, una tesis doctoral y estoy a punto de finalizar mi segundo doctorado, 2 proyectos empresariales empresa-universidad, 3 clínicas propias abiertas, un software nutricional a la venta, ponencias en congresos por todas partes, 237.000 seguidores en Facebook y 43.000 en Instagram y varios proyectos empresariales nutricionales. ¿ Y?. Pues nada, ni soy un gurú y ni mucho menos soy un científico, pero yo tengo muy claro que no lo soy. Por eso y aún siendo crítico cuando hay que serlo, admiro a los científicos. No admiro a los que se “venden” como científicos y basan todos sus escritos en acidez y acidez y acidez contra cualquier que diga lo que sea llegando incluso ( pudiera ser) a difamar.

¿Comparar a personas con decenas de publicaciones “de verdad” con blogueros que no son capaces de finalizar sus estudios?, ¡ja!, un poco de respeto por la profesión.

¡Gran daño están haciendo algunos blogueros a nuestra profesión!

Posts relacionados


nutricionista

¿Qué debo estudiar si quiero ser nutricionista?

Bastantes personas jóvenes me siguen preguntando sobre cómo estudiar nutrición para dedicarse profesionalmente y otras me preguntan cómo saber si el profesional que les atiende es el adecuado. Se confunde el término Dietista-Nutricionista con el de Nutriólogo o con el de Médico Nutriólogo etc…

23.10.2017
Dr. Ramón de Cangas

Todo lo que siempre quisiste saber sobre alimentación y menopausia

Los cambios hormonales, como la menopausia, provocan efectos y pueden influir en una reducción de la masa muscular (se reduce el metabolismo basal y es más fácil ganar grasa corporal), incremento de la grasa corporal total, en una mayor acumulación en la zona abdominal (y por tanto más riesgo cardiovascular y metabólico) así como en […]

18.10.2017
Dr. Ramón de Cangas
leche

La leche: una muy sana y rica elección

El consumo de productos lácteos tiene lugar en la historia de la humanidad desde el momento de la aparición de la ganadería. Cuando el hombre abandonó la estrategia de recolectar y cazar empezó a dedicarse a la agricultura pero también a criar ganado. De sentido común es pensar que criar ganado llevó a descubrir el […]

16.10.2017
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!