Un alimento funcional es  aquel alimento que además de su aporte nutricional ofrece un efecto extra positivo para nuestra salud. Un vaso de leche que además de ofrecernos los nutrientes de la leche sea capaz ( por ejemplo) de reducir nuestra tensión arterial sería un ejemplo de alimento funcional. Sin embargo la ciencia deja cada vez más claro que desde el punto de vista de nuestra salud lo que importa no es la inclusión de alimentos determinados y específicos sino el seguimiento de un patrón dietético saludable que de por sí traerá beneficios para nuestro organismo. Los productos por separado tienen una importancia muy relativa respecto del conjunto de la dieta.

Una alegación de salud presente en los alimentos (en la publicidad, envase, página…) es en realidad una afirmación que indica que el consumo de habitual de ese alimento (o suplemento) permite obtener un beneficio concreto para la salud.  Pero las alegaciones de salud están sujetas a que haya una aprobación previa por parte de la Comisión Europea  la cual para decidir se fundamentara en los informes de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Actualmente EFSA ha emitido las varias opiniones científicas que pueden consultarse en la página web de EFSA, y la realidad es no hay muchas opiniones científicas favorables aunque a veces ciertas estrategias de marketing en ciertos productos pueden aprovechar ciertos resquicios que mediante mensajes ambiguos etc… pueden confundir al consumidor.

Algunos alimentos pueden incluir alegaciones de salud ( por ejemplo los que tienen una cierta cantidad de betaglucano pueden incluir alegaciones en relación a ciertos efectos en colesterol y glucosa) pero no son muchos los alimentos que pueden hacerlo. Y es que realmente no hay alimentos que te hagan más feliz, más fuerte, más listo, más tranquilo…(aunque a veces se pueda dar a entender con mensajes ambiguos). Sí es cierto que puede haber ciertos alimentos que permitan obtener una mejora específica en ciertos parámetros ( por ejemplo los que tienen cierta cantidad debetaglicano en colesterol y glucosa) y  suplementos (por ejemplo la EFSA ha aprobado una declaración favorable para la creatina en relación fuerza muscular) que puedan ofrecer ciertos efectos específicos pero sea como fuere lo que de verdad importa es llevar un patrón dietético saludable con alimentos reales y de verdad con abundantes alimentos de origen vegetal y donde los alimentos ultraprocesados sean minimizados.

En los últimos tiempos se habla de enriquecer ciertos alimentos con extractos de otros como champiñones, granadas….por su riqueza en antioxidantes etc…sin embargo hay que tener en cuenta que de por sí no hay alimentos mágicos individualmente hablando sino patrones dietéticos saludables. Además en el procesamiento térmico etc… puede haber degradación y pérdida de dichos componentes. Sí es cierto que la utilización de especias, hierbas aromáticas, frutas y hortalizas desecadas… en la elaboración de ciertos productos en vez del uso de otros componentes menos saludables puede ser beneficioso para nuestro organismo y que de hecho hay diferentes investigaciones e incluso publicaciones en ese sentido,  pero siempre teniendo en cuenta que no hay alimentos mágicos por sí mismos.

En mi opinión y en general creo que la regulación es más o menos correcta aunque se debería vigilar más y asegurar que todos cumplen legislación ( no siempre es así) y  perseguir más la ambigüedad que permiten los resquicios legales ya que ciertos mensajes ambiguos pueden confundir a la población.

Posts relacionados


No related posts!

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!