El fósforo (y los fosfatos) se utiliza mucho en  los alimentos procesados como aditivos, conservantes y saborizantes, por ello la riqueza de muchos alimentos procesados y ultraprocesados en este elemento. Muchas veces no lo esperamos y por tanto no somos conscientes de ello.

El fósforo es uno de los minerales que podemos encontrar en mayor cantidad en nuestro cuerpo. Tiene múltiples funciones, pero entre ellas cabe destacar que es importante para la estructura de huesos y de los dientes. Además tienen una función vital en el metabolismo de los lípidos y de los hidratos de carbono, en la síntesis proteica y por supuesta es fundamental en la producción de ATP (nuestra “moneda” energética).

Pero tomar demasiado fósforo como es obvio no es bueno. Lo cierto es que se debe de tener en cuenta que el mineral fósforo ( y fosfatos)  forma naturalmente parte de la composición de los alimentos y sobre todos de los que son ricos proteínas. Nuestra dieta (occidental) incluye una cantidad abundante de proteínas pero este tipo de fosfato no es bien absorbido por nuestra mucosa intestinal y por ello no supone un problema. El verdadero problema es que nuestro patrón dietético incluye muchos alimentos procesados y ultraprocesados que son ricos en fósforo y que pueden hacernos ingerir hasta 3 veces la cantidad que nuestro organismo necesita y este tipo sí es más fácilmente absorbible.

El exceso de fósforo se relaciona entre otras cosas con un mayor riesgo de padecer problemas cardiovasculares, se ha relacionado con un mayor envejecimiento e incluso con problemas renales. Sobre todo este problema es mayor para personas cuya función renal está disminuida ( por ejemplo a partir de los 70 años, pero todos debemos tener cuidado).

Las fuentes más preocupantes son carnes procesadas como salchichón, salchichas, jamón cocido etc… quesos fundidos, alimentos ultraprocesados como magdalenas, platos “precocinados” como flautas de pollo…además no debemos de olvidar que algunas bebidas refrescantes que muchas personas consumen en cantidades elevadas tienen cantidades no despreciables de fósforo (obviamente cuando se consumen de forma habitual en cantidades significativas)

De todas formas, siguiendo una dieta equilibrada, con alimentos reales y de verdad,   en la que los alimentos procesados y ultraprocesados estén muy limitados no tendremos problemas con el fósforo ni por exceso ni por defecto.

Posts relacionados


omega 3

Entrevista sobre grasas Omega 3 y Omega 6

  – ¿Los dos se pueden considerar grasas buenas? Efectivamente ambas son grasas poliinsaturadas que se consideran grasas cardiosaludables. – ¿Qué beneficios aporta a la salud el omega 3? ¿Y el omega 6? ¿Comparten algún beneficio? La reducción en la ingesta de grasa saturada y el incremento en la ingesta de grasa poliinsaturada se relaciona […]

18.02.2019
Dr. Ramón de Cangas

¿ Alimentos con efecto cosmético?. Entrevista.

¿Existen alimentos que pueden actuar como cosméticos para la piel? Existen patrones dietéticos saludables que contribuyen a aportar fitonutrientes y sustancias que unidos a unos hábitos de vida saludables ( no fumar, no exceso de sol etc..) pueden además de reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas, ayudar a retrasar los daños en la piel […]

11.02.2019
Dr. Ramón de Cangas
agua

Entrevista sobre el colágeno

– ¿Por qué es importante que en nuestra dieta existan alimentos que aporten colágeno? La realidad es que no hay suficiente evidencia científica para decir que es importante incorporar a nuestra dieta alimentos que aporten colágeno ni siquiera suplementos de colágeno. El colágeno supone cerca de un 30% de la masa proteica total de nuestro […]

03.02.2019
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!