¿Puede haber una explicación fisiológica por la que ciertos alimentos creen adiciones?

En las personas adictas a los alimentos, se produce una activación en distintas regiones del cerebro similares a las de los adictos a drogas como la cocaína.

Sin entrar en aspectos psicológicos que quedan totalmente fuera del campo de la Nutrición, existen estudios (1) que muestran (en humanos) como al restringirse el sueño se incrementa el consumo de alimentos con un índice glucémico alto, sobre todo postres y dulces. Por tanto alteraciones en los ritmos circadianos, provocadas por dormir poco (por ejemplo) pueden generar avidez por determinados alimentos que no son precisamente los más saludables. Esto es una muestra de cómo efectivamente desde un punto de vista fisiológicos, metabólico etc… se pueden explicar algunas adicciones por alimentos concretos.

Otro ejemplo de una base biológica de adicción a los alimentos puede ser la base genética del «síndrome de Recompensa», un desorden genético del circuito de recompensa del cerebro (y que parece que es común a las drogas y a la comida). Tanto es así que ciertos estudios han demostrado que la evaluación de un panel de genes y polimorfismos permite la estratificación de riesgo genético para dicho síndrome (2). Esto puede ser importante pues este tipo de adicción puede obviamente favorecer el exceso de grasa. De hecho hay estudios que sugieren que un porcentaje significativo de obesos puede tener una «adicción a la comida.» Un estudio reciente (3) sugiere que hasta el 15% de los adultos que se presentan para el tratamiento de pérdida de peso puede tener adicción a la comida.

Un medio para evaluar la adicción a la comida es la Escala de Yale Food Adicción (YFAS) de acuerdo con los criterios del DSM-IV para la dependencia de sustancias (4).

¿Y respecto a los trastornos de la conducta alimentaria?

Sorprendentemente, no existen muchas investigaciones que se hayan dedicado a la evaluación objetiva de la naturaleza de los trastornos alimentarios, a dilucidar los factores que contribuyen al desarrollo y la persistencia de estas alteraciones, o a describir cómo cambian con el tratamiento. Por ello, el conocimiento más detallado de las bases de la conducta alimentaria es un componente esencial para una plena comprensión de los trastornos alimentarios, y puede proporcionar una base para el estudio de la fisiopatología y el desarrollo de nuevos métodos de tratamiento (5).

Sea como fuere, la realidad es que cada vez hay más consenso en el hecho de que existe una base neurofisiológica de los trastornos alimentarios (TCA). Por poner un ejemplo, los resultados de un estudio sugirieron que los corticosteroides y hormonas sexuales influyen en la gravedad de estos trastornos (6). Es más, incluso los ritmos biológicos pueden influir. Los relojes circadianos están presentes en casi todos los tejidos del organismo, incluyendo como es obvio el cerebro. Es más, el cerebro es el coordinador principal de los ritmos circadianos (núcleo supraquiasmático) pero también contiene osciladores independientes pero que son también muy importantes puesto que regulan diversas funciones tales como la alimentación y el comportamiento relacionado con el estado de ánimo. La comprensión de cómo los relojes pueden recibir e integrar la información ambiental y de la fisiología de su control es de importancia ya que alteraciones crónicas de la ritmicidad circadiana puede conducir a problemas graves de salud y de hecho se han relacionado con una variedad de trastornos psiquiátricos incluyendo depresión, trastorno afectivo estacional, trastornos de la alimentación, la dependencia del alcohol, y la adicción. Y esto a su vez puede originar alteraciones del metabolismo (7).

¿ Hay algún tipo de alimentos que tienda a causar más adicción que otros?

Todo se puede consumir en su justa medida, todo depende de la frecuencia con que se ingiere y la cantidad ingerida. No hay motivos para prohibir ( salvo patologías concretas) el consumo de bollería industrial, comida rápida etc… Un día es un día y su consumo ocasional y a las dosis adecuadas nos permite disfrutar sin perjudicar nuestra salud.

Sin embargo, sabido es que un consumo frecuente de alimentos densos energéticamente hablando (como bollería industrial y comida rápida) puede no ser muy adecuado para mantener un peso estable y desde el punto de vista de nuestra salud cardiovascular y no sólo eso…

En 2012 se publicó un artículo (8) en el que se presentan los resultados de un estudio ( que fue realizado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y por la Universidad de Granada) en el cual se ha podido comprobar cómo aquellas personas en las que la bollería industrial ( y también la comida rápida) ocupa una fracción mayoritaria de su ingesta total ( en vez de una alimentación saludable y equilibrada) tienen más riesgo de padecer depresión.

Además las comidas ricas en azúcares simples y grasas favorecen la liberación de endorfinas por parte del núcleo estriado. Esta liberación de endorfinas provoca una sensación de bienestar que a su vez demanda más comida de ese tipo (para seguir en ese bienestar). Pero no sólo eso, sino que los alimentos ricos en azúcares simples y grasas también pueden desencadenar la liberación de dopamina que a su vez puede influir en el comportamiento alimentario.  Hay que tener en cuenta también que ante la sensación de hambre es más probable que el cerebro demande la ingesta de alimentos densos energéticamente ( ricos en azúcares y grasas) para saciarse antes. Pero la bollería no está prohibida pero obviamente no es un alimento de consumo diario, su frecuencia es ocasional y sin elevadas dosis. Pero como en la vida también se debe disfrutar, un día es un día.

En algunas personas ( quizás porque son especialmente susceptibles) todo esto puede hacer que estas sustancias que son las que regulan los mecanismos de recompensa puedan prevalecer sobre las señales hormonales que indican que ya no se debe comer más y sobre los intentos voluntarios y conscientes de tratar de no comer más y pese a saber que no se debe comer más sufrir muchos problemas para ser capaces de controlar su ingesta de alimentos ricos en azúcares y grasas ( algo parecido a lo que ocurre con las drogas que causan adicción) y por tanto favorecer que tiendan a ganar peso.

Productos procesados peor:

No sólo importa la cantidad de grasas y azúcares que aporten, sino también a la velocidad con que se absorben y llegan a la  sangre elevándose sus niveles, por ello los alimentos procesados tienen un efecto  adictivo más fuerte.

¿ Componentes concretos que causan adicción?

Al margen de la densidad energética ( grasas y azúcares), no existe una validación clara de que alguno de los componentes de los alimentos cause en sí mismo adicción. Aunque sí es cierto que las metilxantinas presentes en algunos alimentos como la cafeína ( café), teofinilina ( té), teobromina ( cacao) pueden generar adicción, de hecho ( y esto ocurre sobre todo con la cafeína) el síndrome de abstinencia de la se comienza a notar tras 24 horas de haber dejado de consumirlas ( los síntomas más comunes son el cansancio mental y físico, dolor muscular, problemas de concentración, irritabilidad…). La cafeína, y quizás el resto de metilxantinas actúan como antagonistas de los receptores de adenosina ( para la cual todas las células contienen receptores)y  los efectos clínicos son muy complejos, pero entre otras cosas Inhibe la liberación de neurotransmisores y sus efectos pre- y post-sinápticos. Se podría de esta manera promover la liberación de neurotransmisores, explicando los efectos estimulantes de la cafeína y es posible que las manifestaciones de la abstención a la cafeína sean secundarias a la depresión de las catecolaminas o de un neurotransmisor.

También el alcohol causa adicción, el etanol interactúa con algunas proteínas que se encuentran en la membrana neuronal y que son responsables de la transmisión de señales. No todas las proteínas de la membrana neuronal son sensibles al etanol, pero algunas cascadas de transducción de señales son altamente sensibles (9).

Referencias Bibliográficas:

1) Beebe DW, Simon S, Summer S, Hemmer S, Strotman D, Dolan LM. Dietary intake following experimentally restricted sleep in adolescents. Sleep. 2013 Jun 1;36(6):827-34

2) Blum K, Oscar-Berman M, Barh D, Giordano J, Gold M. Dopamine Genetics and Function in Food and Substance Abuse. J Genet Syndr Gene Ther. 2013 Feb 10;4(121).

3) Eichen DM, Lent MR, Goldbacher E, Foster GD. Exploration of «Food Addiction» in overweight and obese treatment-seeking adults. Appetite. 2013 Aug;67:22-4.

4) Clark SM, Saules KK. Validation of the Yale Food Addiction Scale among a weight-loss surgery population. Eat Behav. 2013 Apr;14(2):216-9.

5) Walsh BT. The importance of eating behavior in eating disorders. Physiol Behav. 2011 Sep 26;104(4):525-9.

6) Grasa Mdel M, Villarreal L, Granero R, Vilà R, Penelo E, Agüera Z, Jiménez-Murcia S, Romero Mdel M, Menchón JM, Remesar X, Fernández-Aranda F, Alemany M. Purging behavior modulates the relationships of hormonal and behavioral parameters in women with eating disorders. Neuropsychobiology. 2013;67(4):230-40.

7) Albrecht U. Circadian clocks and mood-related behaviors. Handb Exp Pharmacol. 2013;217:227-39.

8) Sánchez-Villegas A y cols. (2012) Fast Food and comercial baked goods consumption and the risk of depression. Public Health Nutrition 15: Pags 424-432

9) Diamond I, Gordon AS. Cellular and molecular neuroscience of alcoholism. Physiol Rev 1997;77: 1-20.

Posts relacionados


Otros patrones dietéticos ( Ayuno Intermitente y Dieta Cetogénica)

Se suele decir que un patrón dietético debe respetar las tradiciones, la cultura y los hábitos de la mayoría de las personas de una población. Y en España esto se cumple con la dieta mediterránea. En realidad es una cultura milenaria que recoge una forma ideal de alimentarse y también un estilo de vida completo, […]

12.01.2022

Sobre los turrones sin azúcar

Turrones sin azúcar

15.12.2021

Entrevista a Ramón De Cangas sobre Dieta Mediterránea

 Entendemos que uno de los retos actuales es conseguir la adhesión a una dieta saludable. ¿Sería lógico adaptar las dietas locales a dietas saludables para que tengan la mayor adhesión posible? La única forma de conseguir mantener unas pautas saludables en el tiempo es aunando la evidencia científica con el mundo real de la […]

24.11.2021

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo-Asturias
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés-Asturias
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón-Asturias
C/ Dr. Esquerdo, 105, 28007 -Madrid
C/ Londres, 28, Tercera planta -Barcelona
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!