La alimentación de la madre durante el embarazo es vital para el correcto desarrollo del bebé. La gestación es un proceso fisiológico en el cual las necesidades energéticas y de ciertos nutrientes se encuentran incrementadas. El embarazo supone un gasto extra de energía, algunos autores calculan en 80.000 Kilocalorías el coste energético de la gestación. La mujer debe comer lo suficiente para cubrir sus propias necesidades y para hacer frente a este gasto extra. Aunque las recomendaciones varías según los organismos y sociedades científicas, generalmente se suele recomendar que la mujer embarazada consuma diariamente unas 150 kilocalorías de más durante el primer trimestre y unas 350 kilocalorías de más durante el segundo y tercer trimestre (hablamos de una mujer promedio con un peso adecuado y con feto único. Si la mujer es obesa, el embarazo es múltiple, etc. las recomendaciones cambian). El estado gestacional también supone un incremento en las necesidades proteicas (entre un 10 y un 15%). Debe hacer un equilibrio (al 50%) entre la proteína de origen animal (pescados, carnes, huevos y lácteos) y vegetal (legumbres, cereales y frutos secos).

acidos-grasos-omega-3Durante el embarazo se debe consumir aproximadamente 30-35% de la energía diaria en forma de grasas. La grasa saturada (procedente de lácteos enteros, carnes grasas…) debe estar limitada al máximo, pero deben haber un adecuado aporte de grasas monoinsaturadas (lo más recomendable es utilizar aceite de oliva virgen extra para cocinar) y de grasas poliinsaturadas (omega 3 como nueces, pistachos, pescados azules… y omega 6 como cacahuetes, pipas, aceite de girasol…). Los ácidos grasos omega 3 son especialmente importantes ya que en la madre tienen un efecto cardioprotector y en el feto son vitales para el correcto desarrollo del sistema nervioso.

En cuanto a los hidratos de carbono no se debe olvidar que los azúcares son “la gasolina” preferida por nuestras células, por ello su consumo es vital. Un 50-55% (incluso llegando al 60% en los últimos meses) de la energía diaria debe ser aportada a través de los hidratos de carbono durante el embarazo. Se debe evitar el consumo abusivo (desde luego, no están prohibidos) de los azúcares simples de alto índice glucémico (azúcar, mermeladas…) y tratar de primar el consumo de hidratos de carbono de bajo índice glucémico (pan integral, cereales de desayuno integrales, fruta, legumbres, pasta y arroz integral…) que, de paso, nos aportarán unos gramos de fibra extra. En el caso de los minerales, se debe prestar especial atención al calcio (1200 miligramos diarios), por ello se recomienda ingerir diariamente unas 4 raciones de lácteos. También se debe cuidar la ingesta de fósforo,  hierro, yodo, zinc y magnesio. En principio con una dieta equilibrada y variada, se cubren las necesidades de estos minerales.

vitamina-bLa mujer embarazada también debe prestar atención a su ingesta de vitamina A (aunque las necesidades no están incrementadas) tanto en forma de retinol presente en pescados azules, mariscos, lácteos, etc. como en forma de betacarotenos (un 60% de la vitamina A debe provenir de esta forma)  como albaricoques, zanahorias, tomates… Así mismo, las vitaminas del grupo B (especialmente la B9 o ácido fólico y B12) por su función en  el metabolismo celular no se deben descuidar, sin embargo una dieta variada asegura un aporte suficiente. Buenas fuentes de ácido fólico son la lechuga, las espinacas, el brécol, el tomate, el kiwi, el melón, la manzana, las legumbres, los cereales integrales, los frutos secos… Fuentes de vitamina B12 son las carnes, pescados, huevos y lácteos.

En el embarazo también se encuentran incrementadas las necesidades de vitamina C, por ello, durante este periodo resulta interesante consumir diariamente un par de piezas de frutas cítricas (y unas 4 piezas de fruta en total como mínimo) y 2 o 3 raciones de verduras-hortalizas (y alguna en forma de tomate, zanahoria, coles, pimientos…). Un consumo adecuado de vitamina E resulta indispensable, pero utilizando aceite de oliva virgen extra y no olvidando tomar frutos secos oleaginosos, pescados azules, huevos etc…. se garantiza un aporte suficiente. Tampoco se debe descuidar la vitamina D. El consumo de pescado azul ( pero evitando pescados azules grandes como pez espada debido a su contenido en metales pesados), la yema de huevo, el aceite de oliva virgen extra, carnes… aparte de la exposición al sol (siempre siguiendo los consejos de su médico dermatólogo) son las formas de conseguir un aporte adecuado de vitamina D. El consumo abundante de verduras-hortalizas, frutas, cereales integrales y legumbres, asegura un aporte adecuado de fibra dietética.

hidratacion-en-el-embarazoNo se debe descuidar la hidratación. El líquido por excelencia debe ser el agua y su consumo debe ser abundante, aunque el consumo de zumos integrales, por ejemplo, puede ser una excelente forma de hidratarse a la vez que incrementamos el consumo de frutas. Durante el embarazo, algunas mujeres reciben suplementos nutricionales de hierro, yodo, calcio o vitaminas como el ácido fólico. Siempre debe ser su ginecólogo el que se lo paute. Durante el embarazo está totalmente prohibido el consumo de bebidas alcohólicas. De la misma forma, aunque no está categóricamente prohibido, se recomienda moderar el consumo de bebidas estimulantes ricas en cafeína como puede ser el café o el té. En cualquier caso, si usted quiere quedarse embarazada, lo está, lo cree estarlo, debe consultar con su ginecólogo cuales son las pautas dietéticas más adecuadas para usted.

Posts relacionados


nutricionista

¿Qué debo estudiar si quiero ser nutricionista?

Bastantes personas jóvenes me siguen preguntando sobre cómo estudiar nutrición para dedicarse profesionalmente y otras me preguntan cómo saber si el profesional que les atiende es el adecuado. Se confunde el término Dietista-Nutricionista con el de Nutriólogo o con el de Médico Nutriólogo etc…

23.10.2017
Dr. Ramón de Cangas

Todo lo que siempre quisiste saber sobre alimentación y menopausia

Los cambios hormonales, como la menopausia, provocan efectos y pueden influir en una reducción de la masa muscular (se reduce el metabolismo basal y es más fácil ganar grasa corporal), incremento de la grasa corporal total, en una mayor acumulación en la zona abdominal (y por tanto más riesgo cardiovascular y metabólico) así como en […]

18.10.2017
Dr. Ramón de Cangas
leche

La leche: una muy sana y rica elección

El consumo de productos lácteos tiene lugar en la historia de la humanidad desde el momento de la aparición de la ganadería. Cuando el hombre abandonó la estrategia de recolectar y cazar empezó a dedicarse a la agricultura pero también a criar ganado. De sentido común es pensar que criar ganado llevó a descubrir el […]

16.10.2017
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!