Cada uno es uno y sus circunstancias. Nadie sea dietista-nutricionista o no, es quien para juzgar a alguien por comerse unas patatas fritas de bolsa y encima “ridiculizarle” y denostarle.

La pérdida del norte y de la realidad derivados de la adulación de los palmeros lleva a profesionales al llamado síndrome del emperador romano, es decir a creerse con capacidad de juzgar a todos salvo a la “corte” de palmeros que les ríen hasta la última gracia como pudieran ser comentarios despectivos sobre padres que dar de comer x cosas a sus hijos, adultos que comen determinadas cosas o inclusos fotos subidas de personas comiendo o bebiendo determinadas cosas.

No juzgemos a nadie, aconsejemos siempre y tengamos empatía. Y no, no seamos radicales, un día es un día.

 

Posts relacionados


No related posts!

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!