En los últimos tiempos aparecen en los medios de comunicación términos como ritmonutrición, crononutrición, nutrición basada en la cronobiología o nutrición adaptada a los ritmos circadianos. Vamos a analizarla:

¿Qué es la cronobiología?

Realmente la cronobiología es una disciplina de la Fisiología que estudia los ritmos biológicos, incidiendo tanto en su origen como en sus características y sus implicaciones. Esto tiene especial interés a nivel de estudio del sueño, endocrinología, sistema nervioso, etc. La cronobiología es apasionante, aparte de Dietista-Nutricionista soy también Biólogo sanitario (es la primera carrera que estudié) y allí en precisamente esta asignatura (cronobiología) fue donde tuve por primera vez contacto con estas nociones y aspectos que abren las puertas a un mundo apasionante.

¿Qué son los ritmos circadianos?

Los ritmos circadianos biológicos son oscilaciones de las variables biológicas que tienen lugar en intervalos tiempo regulares. El “reloj” que controla dichos ritmos es el núcleo supraquiasmático, un conjunto de neuronas que están situadas en el hipotálamo.

¿Cómo funciona el “reloj” que regula los ritmos circadianos?

La actividad de este núcleo supraquiasmático, depende sobre todo de factores externo, principalmente la luz. La luz obviamente llega a través de los ojos y es recogida en la retina por medio de unas células ganglionares que disponen de un pigmento y gracias a las cuales se recoge la información externa que acaba llegando al núcleo supraquiasmático. En realidad la información que llega gracias a la luz que incide en los ojos, no es otra que el ciclo luz/oscuridad. Con “estos datos” sobre luz/oscuridad la información es enviada a la hipófisis y esta secreta la famosa melatonina o no ( si hay estímulo de luz se inhibe su producción y si no hay luz se estimula). Por lo tanto hay un ritmo luz/oscuridad. Este ritmo afecta a la producción de ciertas hormonas como el cortisol, hormona estimulante tiroidea, hormina luteinizante, la renina…

Lo que ocurre es que la duración de la luz o de la oscuridad varía según las estaciones, por ello se estima que el ciclo circadiano cambia según estaciones lo cual indica que las hormonas en verano o invierno en el ciclo circadiano son distintas y el concepto de valores normales de una hormona depende inclusive de la raza y población en donde se realicen los exámenes.

¿Existen otros ritmos biológicos no controlados por la luz?

Estudios más recientes, han puesto de manifiesto que también existen ritmos biológicos que sufren ciertas células que no dependen del núcleo supraquiasmático y por lo tanto del ciclo luz/oscuridad, entre ellas por ejemplo parece que se encuentran las células hepáticas que parecen verse influidas por los ciclos alimentarios. A ese tipo de ritmos se les llama osciladores periféricos.

¿Cómo surge la ritmodieta?

El hecho de ver que de una forma u otra, en nuestro cuerpo hay ciertos “ritmos biológicos” ha hecho que surja el concepto de ritmonutrición, es decir, una nutrición adaptada a los ritmos biológicos de nuestro cuerpo y que en principio se basa en los conocimientos que se tienen sobre cronobiología.

Desde el punto de vista nutricional, ¿son tan evidentes como a veces nos hacen creer los promotores de estas dietas, los ritmos circadianos o ritmos biológicos?

Muchas veces se ha dicho que los trabajos a tres turnos pueden influir en los hábitos alimentarios, la incidencia de sobrepeso y obesidad… precisamente por una alteración en los ritmos circadianos. Hay estudios que así lo sugerían, pero hay controversia, así (por citar un ejemplo español) en un estudio hecho en canarias en el 2004 donde se comparaban trabajadores con turno fijo con trabajadores con rotación a tres turnos, se pudo comprobar que no hay diferencias en los niveles de lípidos sanguíneos, ni es la incidencia de sobrepeso y obesidad y sólo parciamente en los hábitos alimentarios. Por ello, no es tan sencillo llegar a una conclusión y el tema no está tan claro.

Desde el punto de vista de la nutrición, ¿nos ayuda actualmente en algo la cronobiología?

Hay algunos aspectos del estudio de la cronobiología que nos pueden permitir sacar conclusiones aplicables a la nutrición, por ejemplo el hecho de que las células hepáticas parezcan responder a los ciclos alimentarios puede permitirnos aventurar, algo que es de sentido común y que se suele recomendar como beneficioso de cara al control de peso y cuidado de la salud es que se reparta la ingesta de alimentos en 5 o 6 veces al día con horarios fijos.

Algunos autores sugieren que se pueden modificar o potenciar los efectos de los ritmos circadianos mediante la nutrición y además adaptarse a los “cronorritmos” de cada persona. Así por ejemplo, mediante la ingesta antes de irse a dormir (dependiendo de la hora a la que se vaya cada individuo) de alimentos ricos en triptófano (necesario para la síntesis de serotonina y melatonina) se ha sugerido a veces que se podría conseguir dormir mejor, evitar los atracones nocturnos… ya que ambas favorecen la relajación etc. Ahondando en este aspecto, también en alguna ocasión se ha sugerido que la ingesta al levantarse de alimentos ricos en tirosina (necesaria para la síntesis de los transmisores químicos dopamina y noradrenalina) contribuye a mantener un estado físico e intelectual más activo.

¿Es la cronodieta una dieta confundamento científico?

La cronodieta como reclamo publicitario, se ha puesto de moda y se presenta en ocasiones como la panacea de todos los males, como la solución para la pérdida de peso etc. A veces se pueden leer consejos como que por la mañana se deben consumir grasa saturadas, por la noche ácidos grasos omega 3; es decir, afirmaciones que carecen de rigurosidad científica y pueden condicionar nuestros hábitos alimentarios sin que nos supongan una mayor calidad de vida o un mejor estado nutricional. Si este tipo de dieta en algún medio etc. es publicitada como una gran promesa para enormes mejoras de salud, grandes pérdidas de peso etc. entonces (en ese caso, cuando se prometen resultados espectaculares) debe ser considerada una dieta milagro.

Conclusión:

En resumen, de la cronobiología se pueden extraer conocimientos sobre el comportamiento de nuestro cuerpo que pueden permitirnos comprender como la nutrición puede influir en ciertos aspectos de nuestro organismo. Pero a día de hoy, aparte de consejos puntuales de sentido común, no se puede recomendar una cronodieta o ritmodieta porque no hay datos suficientes para hacerlo. Las recomendaciones para la salud y el control de peso actuales están muy claras, son seguir una dieta que aporte abundantes hidratos de carbono de bajo índice glucémico (cereales integrales, legumbres…), abundantes verduras-hortalizas y frutas, ingesta diaria de alimentos proteicos (más pescado que carne y dentro de las carnes elegir las más bajas en grasas) y una baja cantidad de grasa saturada y azúcares simples y otros hidratos de carbono de elevado índice glucémico (harinas refinadas, etc.).

Artículos relacionados:

Si deseas seguir al corriente sobre temas de salud, nutrición y alimentación te animo a estar en contacto a través de mis redes sociales. Estoy en Instagram, Twitter, Facebook y Youtube

Posts relacionados


ramon responde

RAMÓN RESPONDE: ¿Qué consejos dietéticos me daría para la menopausia?

Algunas personas me preguntan cosas a través de las redes sociales o bien a través de las revistas con las que colaboro. Pues bien, responderé algunas por aquí. He aquí la pregunta: ¿ Hace unos meses que se me ha retirado la regla y me da un poco de miedo empezar a engordar. ¿Qué consejos dietéticos […]

22.11.2017
Dr. Ramón de Cangas
consulta de dietética

Gestión de una consulta de dietética y nutrición moderna

La gestión de una consulta de Dietética y Nutrición Humana debe ir encaminada a lograr la excelencia profesional en la praxis sanitaria y en el trato al individuo. La adhesión al tratamiento dietético se logra no sólo con una dieta personalizada bien diseñada sino también con una atención óptima (buen trato, confidencialidad, paciencia, mínima pérdida […]

20.11.2017
Dr. Ramón de Cangas
mantequilla

¿Y si la mantequilla no fuera tan mala?

Está muy claro que las pautas dietéticas actuales recomiendan evitar los alimentos con alto contenido de grasas saturadas. Sin embargo, la evidencia científica actual sugiere que no todas las grasas saturadas son iguales y que si bien la grasa de las carnes rojas puede ser perjudicial, existen pruebas convincentes de los beneficios cardiometabólicos de los […]

14.11.2017
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!