Existen en el mercado multitud de opciones para consumir conservas de pescados y mariscos: atún, bonito, caballa, melva, sardinas, salmón, calamares, pulpo, pulpitos, berberechos, zamburiñas, langostillos, navajas, berberechos, almejas, centollo, cangrejo, huevas de bacalao, huevas de oricio… son algunos de los ejemplos que podemos encontrar en los supermercados.

Además, dependiendo del tipo de producto los podemos encontrar preparados de diferentes formas, en aceite, al natural, en su tinta, en salsa americana, en escabeche, con tomate…

Desde el punto de vista de nuestra comodidad, las conservas nos permiten ganar tiempo porque vienen ya listas para consumir y son muy fáciles de abrir, además disminuyen la necesidad de utilizar menaje de cocina.

En cuanto a los aspectos económicos, lo cierto es que disponemos una ampliar ofertas de productos a unos precios muy competitivos.

Si tenemos en cuenta los aspectos logísticos, las latas no necesitan refrigeración y además es sencillo su almacenamiento.

Desde el punto de vista nutricional, las conservas de pescado son interesantes por las proteínas, minerales y vitaminas que aportan. En el caso de las proteínas, son de elevado valor biológico (al igual que el producto fresco del que proceden) pero además son proteínas que tienen una excelente digestibilidad. También (en el caso de pescado azul) son buena fuente de ácidos grasos omega 3, muy interesantes desde el punto de vista cardiovascular.

Es obvio que el valor nutricional de cada conserva está directamente relacionado con la composición del pescado a partir de la cual está elaborada, pero en general podemos decir que en conjunto suelen ser buenas fuentes de minerales como calcio, magnesio, hierro, fósforo y vitaminas como A, D y las del grupo B. El contenido nutricional del producto fresco se mantiene muy bien en este tipo de conservas, es más, las latas son una protección frente a la pérdida de las vitaminas.

Además, el tratamiento al que es sometido el producto modifica la composición nutricional, así por ejemplo el tratamiento térmico pueden incrementar de forma significativa la cantidad de calcio que aportan cien gramos de producto. ¿ Y esto por qué?. Pues para entenderlo pongamos el ejemplo de la sardina. Como bien sabemos las latas de sardina incluye las espinas. Durante el tratamiento térmico al que es sometido la conserva de sardina lo cierto es que las espina se ablandas y su calcio pasa por tanto de las espinas a la carne.

Muchas veces en el proceso de elaboración de las conservas se añade grasa (aceite de oliva, de girasol, salsas grasas etc…) lo que puede incrementar el valor calórico, pero en muchas ocasiones se trata de grasas cardiosaludables (aceite de oliva, girasol…) con lo que puede suponer un “plus” de salud. Por otro lado, para aquellas personas que quieren moderar el valor calórico y el contenido en grasa de su dieta, en el mercado se pueden encontrar latas al natural, es decir sin grasa añadida.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que respecto a al producto fresco, las conservas por la adicción de sal tienen un mayor contenido en sodio, que para algunas personas (hipertensos) puede ser un problema. Sin embargo entre la oferta disponible, existen conservas bajas en sal y además no es una cantidad de sodio desmesurada.

Por tanto podemos decir que incluir conservas de pescado de nuestra dieta nos permite disfrutar de más sabores, de nuevos productos y preparaciones a un coste asequible, de una forma cómoda, en muy poco tiempo y cuidando nuestra salud. Las latas de conservas de pescado tienen cabida, y de hecho forman parte, de la pirámide alimentaria basada en el patrón de dieta mediterráneo.

Posts relacionados


Entrevista a Ramón De Cangas sobre Dieta Mediterránea

 Entendemos que uno de los retos actuales es conseguir la adhesión a una dieta saludable. ¿Sería lógico adaptar las dietas locales a dietas saludables para que tengan la mayor adhesión posible? La única forma de conseguir mantener unas pautas saludables en el tiempo es aunando la evidencia científica con el mundo real de la […]

24.11.2021

Sobre la carne roja y procesada. Por Ramón De Cangas

Antes de hablar sobre el tema y sobre todo para evitar que la gente que no lea el artículo completo lo descalifique sin leerlo quiero aclarar que no todas las carnes procesadas son iguales ( obviamente no es lo mismo un jamón ibérico que una salchicha Frankfurt) y que no todas las carnes rojas son […]

03.11.2021

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo-Asturias
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés-Asturias
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón-Asturias
C/ Dr. Esquerdo, 105, 28007 -Madrid
C/ Londres, 28, Tercera planta -Barcelona
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!