leche

Llevo un tiempo hablando de lácteos y de salud, de lácteos y peso corporal y de las grasas de los lácteos. En esta ocasión voy a hablar del tema de lácteos y flemas (mocos.

Pues bien, lo primero que quiero decir es que a nivel personal soy consumidor de lácteos y a mí no me provocan un incremento en la producción de moco en las vías respiratorias, pero existe la creencia relativamente generalizada de que ingerir leche provoca moco y flemas. Es más no solamente esto, sino que muchas personas creen que incluso tomar lácteos puede empeorar los síntomas de resfriado.

Estudios sobre el tema

Sobre este tema (flemas y lácteos) hay bastantes estudios antiguos y recientes. Recuerdo, cuando yo era estudiante en la Universidad de Oviedo en los 90 haber leído un estudio (1) en que los sujetos tomaban desde cero hasta la friolera de once vasos de leche al día y además eran expuestos a rinovirus y a pesar de todo no se puedo detectar ninguna asociación entre leche y flemas y los autores concluyeron que no hay asociación global estadísticamente significativa que se puede detectar entre la leche y la ingesta de productos lácteos y los síntomas de la producción de moco en adultos sanos, y en infección por rinovirus (sea sintomática o asintomática). Sin embargo , y lo comento porque esto dice mucho de lo que realmente pasa acerca de esta creencia, antes de comenzar el estudio, los participantes respondieron un cuestionario y el 27,5% de ellos indicaba que cuando tenía refriado reducían el aporte de lácteos y el 80% de ellos lo hacía porque creían (estaban convencidos) de que tomar leche produciría más mucosidad y flemas. Estaban convencidos (obviamente basándose en lo que habían oído o en los que creían sus experiencia personal) pero al realizar el estudio se vio que su creencia era errónea. Lo cierto es que las experiencias personales o puntuales son bastante subjetivas. Y esa es una de las explicaciones por las que esta creencia permanece viva entre la población.

Años después, cuando estudiaba en la Universidad de Navarra realicé un trabajo sobre lácteos para un seminario y recuerdo haber leído una revisión sobre el tema (2) publicada allá por el 2005 que concluyó que la ingesta de leche no se asoció con un aumento de las secreciones nasales, los síntomas de la tos, síntomas nasales o congestión. Sin embargo en aquella revisión se indicaba que las personas que creen en la teoría de que beber leche produce moco presentan más síntomas respiratorios después de beber leche, lo que parece indicar de nuevo que la sugestión pudiera influir. En esta revisión del 2005 se abordaba también el tema de que en algunos tipos de medicina alternativa a las personas con asma bronquial se les recomienda no consumir lácteos. Pero como se comenta en el artículo, el consumo de leche no parece agravar los síntomas del asma y no hay una relación entre el consumo de leche y la aparición de asma (salvo en personas alérgicas a las proteínas lácteas que obviamente no la tomarán).

Como Dietista-Nutricionista con clínicas propias (Oviedo, Avilés y próximamente Gijón) soy testigo directo de la generalización de esta creencia. De hecho han generalizada está que hay padres cuyos niños tienen asma y que les eliminan o restringen la leche creyendo que empeorarán por mayor producción de moco. Pues bien, hace un par de años escribí precisamente sobre este tema un artículo para un periódico asturiano y en aquel momento cité un artículo científico (3) sobre el tema que se acababa de publicar (era el año 2012 más o menos) en el que los autores concluyeron que no se debía ni eliminar ni restringir la leche por esta creencia y que estos niños  con asma debían tomar la misma leche que cualquier otro niño.

¿Puede estar relacionado?

Pero llegado este punto debo reconocer que tras todas estas explicaciones, sigue habiendo personas que me “juran y perjuran” que tomar lácteos incrementa su producción de flemas. Pues bien, podríamos teorizar sobre el tema y ver si realmente puede existir alguna justificación que pudiera explicar que en algunos casos muy concretos pudiera existir la posibilidad de que tomar lácteos produjera un incremento en la producción de moco. Conociendo un poco acerca del organismo humano realmente tal asociación no puede ser explicada mediante un proceso alérgico convencional y además no se puede decir que exista una evidencia científica (es muy limitada) mostrando causalidad (es decir, evidencia de que la leche pueda ser “ culpable”). Sin embargo buceando en fuentes bibliográficas he dado con un interesante artículo (4) que abordó el tema y que plantea una hipótesis. Veamos:

Los que sí que es cierto es que en el colon humano, la beta-casomorfina 7 (que es una exorfina derivada de la descomposición de la leche A1, es decir leche que tenga la proteína beta caseína A1 que es la leche más frecuente en Europa) estimula la producción de moco de unas glándulas del intestino, las MUC5AC (4). Dado que esta proteína de esta leche sí que incrementa la producción de moco en una glándula intestinal podríamos pensar que de alguna forma esta exorfina al pasar al torrente sanguíneo podría estimular la producción y secreción de moco en las glándulas respiratorias. Ahora bien, tendrían que darse una serie de pasos sucesivos encadenados muy poco probables en su conjunto, porque para que exista esta asociación tendría que ocurrir que la persona estuviera consumiendo leche A1, que ciertos niveles beta-casomorfina 7 pasaran a la circulación sistémica y que desde ahí llegaran a los tejidos de la mucosa respiratoria estimulando a las glándulas respiratorias a producir más moco. Estos prerrequisitos (que obviamente no serían ni mucho menos muy fáciles de cumplir) podrían explicar por qué sólo un muy pequeño subgrupo de la población dice mejorar (respecto a la producción de flemas) en una dieta de eliminación de productos lácteos. Pero esto es sólo una hipótesis planteada en un estudio. Sin embargo, no es una hipótesis totalmente imposible y podría explicar por qué un porcentaje minoritario (en el peor de los casos) tuviera esos síntomas y también podría explicar por qué la inmensa mayoría de la población (entre los que me encuentro yo) podemos tomar los lácteos que deseemos sin tener problema alguno en cuanto a flemas, moco, etc.

Sea como fuere no se puede decir que la leche produzca moco pues no es verdad y los estudios no permiten concluirlo. Pero podría haber una pequeña ventanita abierta a la posibilidad de que una mínima parte de la población ( muy pocos) podrían justificar esos síntomas si hipótesis comentada en ese artículo fuera cierta.

¡Lácteos sí!

Por tanto una vez más, sí a los lácteos.

Referencias Bibliográficas

1) Pinnock CB, Graham NM, Mylvaganam A, Douglas RM. Relationship between milk intake and mucus production in adult volunteers challenged with rhinovirus-2. Am Rev Respir Dis. 1990 Feb;141(2):352-6.

2) Wüthrich B, Schmid A, Walther B, Sieber R. Milk consumption does not lead to mucus production or occurrence of asthma. J Am Coll Nutr. 2005 Dec;24(6 Suppl):547S-55S.

3) Thiara G, Goldman RD. Milk consumption and mucus production in children with asthma. Can Fam Physician. 2012 Feb;58(2):165-6.

4) Bartley J, McGlashan SR. Does milk increase mucus production? Med Hypotheses. 2010 Apr;74(4):732-4.

Si deseas seguir al corriente sobre temas de salud, nutrición y alimentación te animo a estar en contacto a través de mis redes sociales. Estoy en Instagram, Twitter, Facebook y Youtube.

Posts relacionados


leche

La leche: una muy sana y rica elección

El consumo de productos lácteos tiene lugar en la historia de la humanidad desde el momento de la aparición de la ganadería. Cuando el hombre abandonó la estrategia de recolectar y cazar empezó a dedicarse a la agricultura pero también a criar ganado. De sentido común es pensar que criar ganado llevó a descubrir el […]

16.10.2017
Dr. Ramón de Cangas
Javier Cárdenas y Mercedes Milá

Javier Cárdenas y Mercedes Milá: ¿”síndrome del emperador romano”?

Javier Cárdenas y Mercedes Milá…sois periodistas, limitaros a actuar como tales. Hay que ser humilde, decir barbaridades sobre lácteos etc (Mercedes Milá) y decir barbaridades sobre las vacunas (Javier Cárdenas) y no retractarse, sino exactamente lo contrario (atacando a cualquier experto que protesta por sus mensajes falsos) demuestra vuestra gran soberbia, demuestra que estamos en […]

13.06.2017
Dr. Ramón de Cangas
día mundial de la leche

Día mundial de la leche. I love lácteos aunque les pese a los gurús

El 1 de junio es el día mundial de la leche. El consumo de leche y de productos lácteos no es imprescindible (obviamente) pero sí es muy importante.

31.05.2017
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Gracias por aclararme una cosa que siempre escuche,y por ser asmatica alergica,siempre tenis muchas dudasangeles

angeles rojogerojfet@
Dr. Ramón de Cangas

gracias por leerlo Angeles

Dr. Ramón de Cangas

cuanto te pagaron los lecheros

sisisisi
Dr. Ramón de Cangas

Nadie me pagó nuca nada, lo que ocurre es que yo no creo en cuentos paracientíficos, para opinar reviso el llamado estado del arte ( estado actual de la ciencia en ese tema).

Dr. Ramón de Cangas

Hola!! Por casualidad topé con esta página y me parece interesante. La consulta en google la hice porque tengo un bebé de 8 meses que cuando toma su sustento básico, leche, genera una cantidad de mocos/flemas que finalmente vomita, cosa que no ocurre o no me parece con otros alimentos sólidos como purés de verdura/carne. Según varios gastroenterólogos, alergólogos, pediatras y un sin fin de especialistas alternativos, no existe intolerancia ni nada por el estilo, si no que se debe a una inmadurez digestiva y por eso vomita. En mi caso, mi peque produce mocos durante la toma y con posterioridad a ella y tengo la sensación de que vomita por los mocos, expulsando una gran cantidad. . Desde luego aqui descartamos la sugestión (por cierto, consume hidrolizada)

Elisabet
Dr. Ramón de Cangas

Interesante….saludos

Dr. Ramón de Cangas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!