La ingesta diaria de frutas, verduras y hortalizas supone una serie de beneficios para nuestro organismo. Se recomienda ingerir diariamente 3 o más raciones de frutas y 2 o más de verduras-hortalizas, en total 5 o más. Lo ideal, como siempre en nuestra alimentación, es variar y no consumir siempre el mismo tipo de fruta. Estudios recientes sugieren que algunas frutas concretas, por su riqueza en determinados fitonutrientes, como frutas rojas o frutas del bosque pueden suponer una serie de beneficios para nuestra salud. Granadas, fresas, arándanos, bayas de goji, moras, frambuesas, grosellas, cerezas o guindas son algunas de estas frutas interesantes. Nuevos y más extensos estudios son necesarios para confirmar estos beneficios y comprender completamente los mecanismos implicados en ellos. Sea como fuere parece razonable que dentro de nuestras posibilidades, estas frutas puede ser interesante que estén en nuestra mesa.

Dentro de las frutas citadas, una de las más consumidas en el mundo (en forma de fruta seca, fruta desecada, zumos, extractos…) son los arándanos.

Los arándanos tienen un bajo aporte de hidratos de carbono por lo tanto su valor energético es bajo. Son una fuente interesante de fibra soluble, carotenoides, antocianos, vitamina c, taninos y minerales como potasio. Por su riqueza en polifenoles se le atribuyen ciertos posibles beneficios para nuestro organismo ya que le confieren su alta capacidad antioxidante.

A veces se ha sugerido que su consumo regular puede ayudar en la prevención del cáncer, la evidencia de in vitro, in vivo e incluso algunos estudios clínicos pueden llegar a sugerir que la ingesta frecuente de arándanos y/o sus constituyentes activos pudieran servir de alguna ayuda en la prevención del cáncer. Algunos de los mecanismos por los que los arándanos pudieran prevenir la carcinogénesis incluyen la inhibición de la producción de moléculas pro-inflamatorias, estrés oxidativo y productos del estrés oxidativo, tales como daño del ADN, la inhibición de la proliferación de células cancerosas y aumento de la apoptosis. Una revisión acerca del tema publicada en el año 2013 precisamente se centró en la evidencia preclínica y clínica que pudiera apoyar el hecho de que los arándanos tuvieran cierta capacidad en la prevención del cáncer. Aunque dicha revisión reconoce que pudieran tener alguna utilidad deja bien clara la necesidad de más estudios preclínicos y la necesidad de la realización de estudios clínicos para demostrar la capacidad preventiva del cáncer de arándanos (1).

Tradicionalmente se han recomendado los arándanos a las personas que sufren infecciones urinarias, en una revisión del año 2007  (2) se evaluó la eficacia de los productos de arándano y arándanos en la prevención de infecciones sintomáticas del tracto urinario, en ella se comenta que se encontraron pruebas en cuatro ensayos aleatorizados controlados de buena calidad en los que se vio que la ingesta de arándanos rojos puede reducir el número de enfermedades urinarias sintomáticas durante un período de 12 meses, sobre todo en mujeres con infecciones recurrentes. Sin embargo en otra revisión más reciente (2012) se concluye que aunque había algunas pruebas de que el de arándano puede reducir el número de infecciones sintomáticas, en base a la existencia de parece que el arándano es menos eficaz que lo que parecía anteriormente. Aunque reconoce que es cierto que algunos de los estudios pequeños demostraron un beneficio pequeño para las mujeres con infecciones urinarias recurrentes, si bien no hubo diferencias estadísticamente significativas cuando los resultados de un estudio mucho más amplio fueron incluidos. Y en esa misma revisión se concluye que el jugo de arándano (que es como se suele recomendar por disponibilidad en el mercado) actualmente no puede recomendarse para la prevención de la infección del tracto urinario (3).

Respecto a la salud cardiovascular, una revisión del año 2013 concluye que un alto consumo de antocianinas puede reducir riesgo de Infarto de miocardio en mujeres predominantemente jóvenes, si bien es cierto que es necesario realizar ensayos de intervención para examinar más a fondo el impacto en la salud de la ingesta habitual de alimentos ricos en antocianina. Los arándanos son ricos en antocianinas (4).

Desde el punto de vista de la actividad cognitiva algún estudio sugiere que puede ayudar a a reducir el deterioro cognitivo (5) y neurona (6) en las personas mayores.

Incluso por su riqueza en fenoles y su potencial antioxidante algunos estudios sugieren que ciertos extractos de arándanos podrían ser beneficiosos en procesos inflamatorios (7).

Un estudio publicado en 2012 (8) sugiere que los arándanos pueden ser útiles para recuperarse antes (en el caso de deportistas) del daño muscular inducido por la actividad física.

Sin embargo no todo es positivo, algún estudio indica (9) que los arándanos pueden en ocasiones (por ejemplo en Argentina, pero en España muchas veces están importados desde el continente americano) estar contaminados por micotoxinas (debidas a la proliferación de hongos) y sería interesante conocer si esto puede suponer algún riesgo para la salud.

En cualquier caso los arándanos son una fruta a tener en cuenta, es una opción más dentro de las al menos 3 raciones que se deben consumir diariamente y está claro que son ricos en vitamina C, fibra, antioxidantes…. Para considerarla una “supe fruta” y confirmar definitivamente muchos de los beneficios extra que se le atribuyen, será conveniente esperar a que se realicen más estudios. Aunque la experiencia de la historia de la nutrición sugiere que super super no hay nada, que lo de verdad positivo es comer de todo en su justa medida priorizando el consumo en general de verduras-hortalizas y frutas.

1) Johnson SA, Arjmandi BH. Evidence for Anti-Cancer Properties of Blueberries: A Mini-Review. Anticancer Agents Med Chem. 2013 Jan 24.

2) Jepson RG, Craig JC. A systematic review of the evidence for cranberries and
blueberries in UTI prevention. Mol Nutr Food Res. 2007 Jun;51(6):738-45.

3) Jepson RG, Williams G, Craig JC. Cranberries for preventing urinary tract
infections. Cochrane Database Syst Rev. 2012 Oct 17;10:CD001321.

4) Cassidy A, Mukamal KJ, Liu L, Franz M, Eliassen AH, Rimm EB. High anthocyanin
intake is associated with a reduced risk of myocardial infarction in young and
middle-aged women. Circulation. 2013 Jan 15;127(2):188-96.

5) Eating more berries may reduce cognitive decline in the elderly:
flavonoid-rich blueberries and strawberries offer most benefit. Am J Alzheimers Dis Other Demen. 2012 Aug;27(5):358.

6) Shukitt-Hale B. Blueberries and neuronal aging. Gerontology.
2012;58(6):518-23.

7) Heim KC, Angers P, Léonhart S, Ritz BW. Anti-inflammatory and neuroactive
properties of selected fruit extracts. J Med Food. 2012 Sep;15(9):851-4.

8) McLeay Y, Barnes MJ, Mundel T, Hurst SM, Hurst RD, Stannard SR. Effect of New Zealand blueberry consumption on recovery from eccentric exercise-induced muscle
damage. J Int Soc Sports Nutr. 2012 Jul 11;9(1):19.

9) Greco M, Patriarca A, Terminiello L, Fernández Pinto V, Pose G. Toxigenic Alternaria species from Argentinean blueberries. Int J Food Microbiol. 2012 Mar
15;154(3):187-91

Posts relacionados


Otros patrones dietéticos ( Ayuno Intermitente y Dieta Cetogénica)

Se suele decir que un patrón dietético debe respetar las tradiciones, la cultura y los hábitos de la mayoría de las personas de una población. Y en España esto se cumple con la dieta mediterránea. En realidad es una cultura milenaria que recoge una forma ideal de alimentarse y también un estilo de vida completo, […]

12.01.2022

Sobre los turrones sin azúcar

Turrones sin azúcar

15.12.2021

Entrevista a Ramón De Cangas sobre Dieta Mediterránea

 Entendemos que uno de los retos actuales es conseguir la adhesión a una dieta saludable. ¿Sería lógico adaptar las dietas locales a dietas saludables para que tengan la mayor adhesión posible? La única forma de conseguir mantener unas pautas saludables en el tiempo es aunando la evidencia científica con el mundo real de la […]

24.11.2021

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo-Asturias
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés-Asturias
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón-Asturias
C/ Dr. Esquerdo, 105, 28007 -Madrid
C/ Londres, 28, Tercera planta -Barcelona
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!