En Nutrición la mayoría siempre es silenciosa y la minoría suele ser ruidosa y tremendista, pero como es minoría no representa la realidad aunque a veces lo parezca:

Las redes sociales son un medio muy «goloso» ( en el tema de la nutrición) para presentar y pintar ante un sector de público muy determinado un escenario trágico basado en confabulaciones y conspiraciones y donde todos los profesionales e instituciones se mueven por los intereses creados de la industria alimentaria y de las grandes corporaciones salvo unos pocos y sus «discípulos» más aventajados. ( los que alertan a la población de que su salud corre peligro y que el riesgo de padecer determinadas enfermedades es brutal por culpa del “contubernio” de unos pocos)
Utilizando argumentos sacados un poco de acá y un poco de allá, utilizando verdades a medias, errores de determinadas sociedades científicas y ejemplos de “equivocaciones” de algunas empresas de la industria alimentaria se crea el escenario perfecto para «crear» aureolas de incorruptibles y salvadores que «curiosamente» ( cada vez creo menos en las casualidades) actúan como en grupo como si fuera casualidad ( y repito que cada vez menos en las casualidades) se ensañan con los órganos de la profesión, con compañeros de cierta relevancia y con mejor curriculum, con universidades públicas y privadas ( curiosamente algunos no fueron capaces de acabar un doctorado aun llamándose científicos), con catedráticos, profesores titulares y con cualquier persona que les lleve la contraria ( es decir cualquier persona moderada y con sentido común).

Se trata de personas que suelen mezclar la política con la nutrición, con el ecologismo, con el buenismo ( para unas cosas para otras todo lo contrario) e incluso a veces hasta con la religión utilizando unas formas políticamente incorrectas pero con tal contundencia, bravuconería y brutalidad (y actuando en conjunto y en grupo) que los pocos que les “cantan las cuarenta” suelen ser vapuleados y se acaban retirando. Sin embargo, poco a poco las cosas se van sabiendo, y cuando se sabe que ciertas personas viven de eso ( es decir se ganan la vida de esa forma) se sabe por tanto que su independencia puede que no exista, sino que el interés puede que sea mantener un estatus de cierta audiencia que permita disfrutar de intervenciones y publicaciones remuneradas porque de otra forma lo tendrían complicado ( algunos puede que no renovaran becas o fueran expulsados). Al margen de eso, muchas veces hay incongruencias, como relacionar un determinado tipo de alimentación con determinadas ideologías políticas, pero luego a lo mejor no tienen reparo en recibir patrocinio de un banco ( por poner un simple ejemplo bien didáctico) , o apuestan por huella de carbono cero comprando alimentos frescos vegetales en origen criticando a muerte a quien ofrece otras alternativas ocasionales y no tienen problema en publicar libros en celulosa cuando perfectamente podrían haberlo hecho sólo en versión digital ( algo que exigen a otros).

Suelen presentar a compañeros como “vendidos” a la industria alimentaria, a la industria alimentaria ( incluso a las empresas que venden agua) casi como al demonio y a veces entorno a ellos se organizan discípulos o simpatizantes que las toman con personas muy concretas (siempre de cierto éxito) o con órganos de la profesión dificultando o amenazando el ejercicio normal de los actos ( jornadas, congresos…).

Estas personas no representan a la profesión ( solo a un pequeño porcentaje a veces “politizado”) y los consejos que ofrecen ni de lo que hablan ni lo que critican es siempre cierto. La mayoría de los dietistas-nutricionistas tenemos nuestras clínicas, nuestras ocupaciones, nuestros proyectos y no tenemos tiempo ni ganas a dedicarle a decir lo que pensamos y por eso la mayoría es silenciosa. Pero a veces uno llega a cansar ( mi caso por ejemplo) y se ve obligado a decir lo que se piensa ( y entonces es cuando uno se da cuenta que todo lo que piensa es cierto :))

Tiempo al tiempo. Como siempre mi consejo es que se sigan los consejos de los órganos de la profesión, personas muy concretas endiosadas con mensajes ácidos y con cuadrillas de palmeros dispuestos a aplaudir cualquier ocurrencia del “emperador” y prestos a ganarse ciertas migajas “aplastando” a quien lleve la contraria al “emperador” no merecen confianza alguna.

Posts relacionados


Otros patrones dietéticos ( Ayuno Intermitente y Dieta Cetogénica)

Se suele decir que un patrón dietético debe respetar las tradiciones, la cultura y los hábitos de la mayoría de las personas de una población. Y en España esto se cumple con la dieta mediterránea. En realidad es una cultura milenaria que recoge una forma ideal de alimentarse y también un estilo de vida completo, […]

12.01.2022

Sobre los turrones sin azúcar

Turrones sin azúcar

15.12.2021

Entrevista a Ramón De Cangas sobre Dieta Mediterránea

 Entendemos que uno de los retos actuales es conseguir la adhesión a una dieta saludable. ¿Sería lógico adaptar las dietas locales a dietas saludables para que tengan la mayor adhesión posible? La única forma de conseguir mantener unas pautas saludables en el tiempo es aunando la evidencia científica con el mundo real de la […]

24.11.2021

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo-Asturias
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés-Asturias
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón-Asturias
C/ Dr. Esquerdo, 105, 28007 -Madrid
C/ Londres, 28, Tercera planta -Barcelona
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!