ancianos

Está muy claro que la prevalencia de sobrepeso y obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas en todo el mundo debido a cambios de estilo de vida obesogénicos cada vez más generalizados.

La obesidad plantea una serie de desafíos individuales, sociales, económicos  y multidisciplinarios sin precedentes al aumentar de forma significativa el riesgo de enfermedades metabólicas, enfermedades orgánicas crónicas y cáncer, así como las tasas de complicaciones en presencia de enfermedades agudas.

Lo cierto es que reducir el exceso de adiposidad sigue siendo el tratamiento patogénico fundamental para individuos obesos, las alteraciones metabólicas y de estilo de vida complejas. Pero ¡ojo! porque las terapias de reducción de peso mal diseñadas también pueden comprometer la capacidad de preservar la masa muscular, especialmente cuando la enfermedad crónica coexiste con la obesidad.

Perder músculo no interesa, existe una evidencia emergente que indica que la baja masa muscular tiene un fuerte impacto ( en cuanto a pronóstico negativo)  en individuos obesos y puede llevar a fragilidad, discapacidad y aumento de la morbilidad y la mortalidad. Sin embargo, la conciencia de la importancia del mantenimiento del músculo esquelético en la obesidad es baja entre muchos profesionales sanitarios.

El término “obesidad sarcopénica” se ha propuesto para identificar la obesidad con baja cantidad de músculo esquelético, pero su utilización se limita en gran parte a la población de pacientes ancianos, y el consenso sobre su definición y los criterios diagnósticos sigue siendo insuficiente. El conocimiento sobre la prevalencia de la obesidad sarcopénica en diversas condiciones clínicas y subgrupos de pacientes, en su impacto clínico en la estratificación del riesgo de los pacientes y en las estrategias efectivas de prevención y tratamiento sigue siendo, por lo tanto, dramáticamente inadecuado.

En particular, las opciones dietéticas óptimas y las estrategias nutricionales para preservar la masa muscular en individuos obesos permanecen en gran parte indefinidas. La Sociedad Europea de Nutrición Clínica y Metabolismo (ESPEN) y la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO) reconocen y hablan de una obesidad con composición corporal alterada debido a la baja función del músculo esquelético y  baja cantidad de masa muscular como una prioridad científica y clínica para investigadores y clínicos. Por lo tanto, ESPEN y EASO requieren una acción coordinada para llegar a un consenso sobre su definición, los criterios de diagnóstico y el tratamiento óptimo, con especial atención a la terapia nutricional. Las estrategias dietéticas encaminadas a mantener la masa muscular tiene un gran potencial para reducir la carga de morbilidad y mortalidad en la población de pacientes obesos que aumenta rápidamente.

-Barazzoni R, Bischoff S, Boirie Y, Busetto L, Cederholm T, Dicker D, Toplak H, Van Gossum A, Yumuk V, Vettor R. Sarcopenic Obesity: Time to Meet the Challenge.  Obes Facts. 2018 Jul 18;11(4):294-305.

Posts relacionados


No related posts!

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!