En la actualidad la obesidad es la enfermedad nutricional de mayor prevalencia. En los países desarrollados, pero también en los países en vías de desarrollo, la obesidad se ha convertido en un verdadero problema de salud. Se suele decir que se ha convertido en una epidemia y, de hecho, la Organización Mundial de la Salud se refiere a ella como la epidemia de siglo XXI. La obesidad se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa perjudicial para la salud. Se trata de una enfermedad crónica de origen multifactorial, prevenible, caracterizada por una acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo; es decir, cuando la reserva natural de energía se incrementa hasta un punto en que pone en riesgo la salud o la vida.

imc-calcularEl índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Según la definición de la Organización Mundial de la Salud un índice de masa corporal igual o superior a 30 determina obesidad. El IMC proporciona la herramienta más útil para medir el sobrepeso y la obesidad en la población, puesto que es la misma para ambos sexos y para los adultos de todas las edades. Sin embargo, hay que considerarla a título indicativo porque es posible que no se corresponda con el mismo nivel de grosor en diferentes personas.

La obesidad es un síndrome multifactorial, es decir, en su desarrollo influyen factores genéticos, hormonales… pero también existe una influencia determinante de los factores ambientales y culturales. La menor práctica de actividad física (la población cada vez es más sedentaria), la abundancia de alimentos ricos en grasas y azúcares simples, la relación de celebraciones y fiestas con grandes banquetes, etc. favorecen esta tendencia hacia una mayor prevalencia de obesidad en los países del primer mundo y de los países en vías de desarrollo. La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. En el mundo se ha producido un aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares pero pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes, y un descenso en la actividad física como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización.

Según el estudio de Prevalencia de Obesidad de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, SEEDO, la prevalencia de obesidad en adultos españoles es de un 15,5%, de un 13,9% en la población infanto-juvenil y de un 35% en ancianos. Si a la obesidad le sumamos el sobrepeso podemos decir que en su conjunto más del 50% de la población española tiene un exceso de grasa corporal. Es decir, “lo normal” no es tener un porcentaje de grasa dentro de los rangos de la normalidad, sino que lo más frecuente entre la población es tener un exceso de grasa corporal. En definitiva, y tal como muchas veces se dice, a día de hoy se puede hablar de una auténtica plaga sin que se pueda observar el futuro con optimismo ya que, en España por ejemplo, la tendencia es negativa.

Enfermedades-causadas-por-la-obesidadLa relación entre el exceso de grasa corporal y el mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades (hipertensión, diabetes, mayor riesgo cardiovascular, alteraciones lipídicas en sangre, algunos tipos de cáncer…) es conocida por todos; de hecho, el sobrepeso y la obesidad son el sexto factor de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen alrededor 3,4 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad. Además, el 44% de la carga de diabetes, el 23% de la carga de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de la carga de algunos cánceres son atribuibles a estos factores, sin olvidar los trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante cuyo riesgo de ser padecida se incrementa con el exceso de peso y por tanto con la obesidad).

Como en muchos países del mundo en España las enfermedades cardiovasculares y la existencia de factores de riesgo cardiovascular (tabaquismo, hipercolesterolemia, diabetes tipo 2, hipertensión arterial, hipertrigliceridemia…) tienen una elevada prevalencia, lo que hace que el riesgo cardiovascular en la población española sea elevado. De hecho las enfermedades cardiovasculares se han convertido durante las últimas décadas en la principal causa de mortalidad en nuestro país. En España las personas con factores de riesgo cardiovascular representan una proporción relativamente alta y, dentro de este tipo de enfermedades, los accidentes cerebrovasculares son una importante causa de muerte. Por eso sería recomendable que se realizasen más campañas -y más intensas- destinadas a disminuir los factores de riesgo (como el hecho de que cada vez haya una mayor proporción de personas obesas) porque, aunque desde hace años existen programas de actividades preventivas como el Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria -que funciona en un importante número de centros de asistencia primaria- y aunque está demostrada la eficacia de la intervención de los médicos de atención primaria, la obesidad y especialmente la infantil tienden a incrementarse.

enfermedades-corazonLas enfermedades cardiovasculares representan un problema de primer orden desde el punto de vista de la salud pública (no hay que olvidar que esto además conlleva un muy importante gasto sanitario). Debemos tener en cuenta que el desarrollo de nuevos alimentos con un mejor perfil lipídico (menos grasa y especialmente menos grasa saturada, menos sodio, menos kilocalorías… o bien alimentos funcionales con efectos fisiológicos específicos) pueden ayudarnos a actuar sobre algunos importantes factores de riesgo. Actuar sobre estos modificando los hábitos de vida es fundamental a la hora de prevenir y tratar las enfermedades crónicas como las que hemos mencionado. La obesidad es un factor importante de riesgo cardiovascular. Una ingesta más baja en kilocalorías que el gasto energético total permite reducir el porcentaje de grasa corporal al conseguir desequilibrar la balanza energética. En personas sedentarias o  con sobrepeso la reducción de la masa grasa puede disminuir el riesgo cardiovascular y otras enfermedades, y tiene por tanto una acción preventiva. Sin embargo, una vez instaurada la patología la reducción de la grasa corporal sigue siendo vital. Por ello es básico que los profesionales sanitarios dispongan de herramientas con las que poder luchar contra este problema.

nutricionNo hay que olvidar tampoco que, como mencionábamos, las enfermedades asociadas al exceso de grasa corporal suponen un coste importante para las arcas de los estados. Así en España, en el año 2000, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria estimaba en un 7% el gasto sanitario derivado de la obesidad. Debemos tener en cuenta que las personas que toman fármacos para la tensión, colesterol, personas con ciertos tipos de cánceres, antidiabéticos, etc… podrían haberlo evitado o retrasado probablemente teniendo normopeso.

Es evidente que una alimentación óptima y un entrenamiento físico adecuado pueden contribuir a modificar la composición corporal reduciendo el porcentaje de grasa corporal, aumentando la masa magra y disminuyendo el riesgo cardiovascular. Por eso la educación sobre nutrición y hábitos de vida saludables son un factor importante para mantener estos cambios en el tiempo.

Posts relacionados


desayuno

Entrevista sobre obesidad infantil

Italia, Chipre, España, Grecia, Malta y San Marino se sitúan a la cabeza del continente, con un porcentaje de obesidad entre los niños de entre un 18% y un 21% y entre un 9% y un 19% en el caso de las niñas. En el otro extremo, los países con menos obesidad infantil son Francia, […]

13.05.2019
las hormonas en el peso

Cómo influyen las hormonas en el peso

Las hormonas influyen en el peso corporal y en el apetito. En mujeres durante el ciclo menstrual hay alteraciones que pueden provocan variaciones en la ingesta, en el peso corporal ( sobre todo a expensas del agua extracelular)….pero en los hombres las hormonas también influyen. Aunque los atracones de comida entre los hombres se asocian […]

02.04.2018
nutrición

Entrevista para «Lecturas» sobre Nutrición y flacidez

Al llegar a los 40 la piel empieza a perder tono y luminosidad. Esto sucede porque las células de la piel que fabrican colágeno y elastina, encargadas de su firmeza, disminuyen. En algunas zonas además se nota más porque a este deterioro se suma una pérdida de masa muscular y un incremento de la grasa […]

20.03.2018

Comentarios


Ola foi operada de espalda por 4vezes e subí muito de peso e nao posso fazer esfuerzo físico e nao consigo baixar en un gramo…..

Eva viana

Hola debe acudir a un profesional. Un saludo

Dr. Ramón de Cangas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!