¿Qué opinión te merecen los complementos alimenticios que hay en el mercado? ¿Son benéficos para la salud?

En general  no debemos preocuparnos por recomendar complementos porque la realidad es que en la gran mayoría de las personas al implantar un patrón dietético equilibrado y saludable rico en alimentos de origen vegetal  que reduzca la sal y los azúcares libres y añadidos y que minimice los ultraprocesados etc…se consigue cubrir las recomendaciones de ingesta de los diferentes nutrientes así como efectos fisiológicos positivos y que se mantienen en el tiempo. Por ello debe ser siempre la prioridad y cuando se le da mucha importancia a los complementos podemos perder de vista ese aspecto tan importante ( patrón dietético saludable). Los complementos tienen una utilidad puntual para determinadas personas en determinados momentos y siempre deberían tomarse con el asesoramiento de un profesional sanitario ( Dietista-Nutricionista).

Hay complementos de los que están en el mercado que cuentan con la suficiente fuerza, desde el punto de vista de la evidencia científica, para ser recomendados en determinadas situaciones y que tienen utilidad en determinados casos ( un producto con sales de hierro va a ser necesario y va a ser útil en ciertos casos de anemia, por poner un ejemplo).

Hay algunos complementos alimenticios a la venta en el mercado que a veces son utilizados mal, como productos milagro puesto  que algunos” vendedores” los recomiendan para “lograr” determinados efectos fisiológicos (pero carecen de la más mínima evidencia científica que avale su uso o bien ésta es mínima. Aunque publicitariamente no se indique ese supuesto efecto no demostrado muchas veces su consumo es recomendado por vendedores, tiendas etc…y se venden con esa falsa promesa). En ocasiones son mal utilizados ( por ello realmente siempre debieran ser aconsejados por un profesional sanitario aunque en la práctica no es así) y su consumo puede ser perjudicial (como es el caso del consumo de algunos antioxidantes y un mayor riesgo de cáncer).

¿Existe una regulación que indique qué personas puedan recomendar ingerir este tipo de complementos alimenticios?

Los complementos alimenticios, se definen en la Directiva 2002/46/CE del Parlamento Europeo (transpuesta a nuestro ordenamiento jurídico por el Real Decreto 1487/2009) como “los  productos alimenticios  cuyo fin sea complementar la dieta normal y consistentes en fuentes concentradas de nutrientes o de otras sustancias que tengan un efecto nutricional o fisiológico, en forma simple o combinada, comercializados en forma dosificada, es decir cápsulas, pastillas, tabletas, píldoras y otras formas similares, bolsitas de polvos, ampollas de líquido, botellas con cuentagotas y otras formas similares de líquidos y polvos que deben tomarse en pequeñas cantidades unitarias;”. Lo cierto es que atendiendo a la leyes de la Unión Europea, la normativa española sólo deja establecidas aquellas normas específicas para las vitaminas y los minerales usadas en los complementos alimenticios. Y se pueden regular en una posterior fase ( en el momento que se disponga de suficiente información científica)  pudiendo regularse en un una fase posterior, y una vez que se disponga de datos científicos otras normas específicas relativas a otras sustancias empleadas como ingredientes en los complementos alimenticios.

Un aspecto a tener en cuenta es que a día de hoy se puede comercializar en España  ( y es debido al llamado principio de reconocimiento mutuo) algunos  complementos alimenticios que llevan elementos diferentes a las vitaminas y minerales  que aparecen en las listas autorizadas. Pero eso sí, se debe certificar que el complemento se vende en otro país de la Unión.

Los complementos deben ser consumidos según las dosis que se indican en la etiqueta del producto ( y esas dosis no  se  deben sobrepasar) y jamás pueden ser utilizados como alternativa a un patrón dietético equilibrado y saludable rico en alimentos de origen vegetal.

En realidad los complementos alimenticios son concentrados de nutrientes como  vitaminas (aparte de seguras deben ser biodisponibles) , minerales, ácidos grasos esenciales, fibra, aminoácidos, fitonutrientes, plantas, extractos de hierbas… etc…que en teoría se utilizan para tratar de complementar la dieta precisamente en dichas sustancias.

¿Se consumen con regularidad en España?

Es un mercado en crecimiento y especialmente en el sector del deporte.  En 2018 ( según Global Industry Analysts) se prevé un movimiento de 6.170 millones de dólares en sólo el sector de la nutrición deportiva en todo el mundo y si sumamos todo lo demás hablaríamos de 204,8 mil millones de dólares ( datos del 2017 según Transparency Market Research)

En España los complementos alimenticios movían un mercado de 440 millones de Euros al año allá por 2014 (http://www.imshealth.com/en/solution-areas/market-insight) y con un incremento anual significativo.

 

Posts relacionados


No related posts!

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!