Por sus propiedades endulzantes y también por su menor índice glucémico (entre otras cosas) este azúcar es muy utilizado en la industria occidental. De hecho es un habitual de los productos dietéticos para diabéticos, se usa en bollería, bebidas etc…

Sin embargo algunos autores la relacionan con un posible incremento del ácido úrico, triglicéridos, presión arterial, contribución a la obesidad y al sobrepeso etc…La realidad es que en cuanto a su contribución al sobrepeso y la obesidad en las poblaciones es algo que se podría debatir, de hecho, en 2012 se publicó un metaanálisis (1) de ensayos clínicos en el que se analizaban los efectos de la fructosa en el peso corporal .Una vez revisados numerosos estudios y analizado los resultados, los autores concluyeron que la fructosa no parece causar aumento de peso cuando sustituye a otros carbohidratos en la dieta (en una cantidad de kilocalorías similar al que sustituye) pero claro, cuando se toma fructosa libre en dosis altas (que por tanto proporcionan calorías en exceso) tiene lugar un modesto aumento de peso corporal, un efecto que puede ser debido a las calorías adicionales y no por ser específicamente fructosa. Parece por tanto que la fructosa de por sí no es muy perjudicial desde el punto de vista del control de peso, lo que ocurre es que si se toma en exceso (igual que ocurriría con otros azúcares o sustancias) puede hacer que consumamos más kilocalorías de las que tomamos y por tanto ganemos peso corporal.

Pero al margen del peso, algunos autores han expresado inquietudes acerca de los efectos negativos de la fructosa en la presión arterial. Sin embargo un metaanálisis (2) también del 2012, concluía que la sustitución de otros carbohidratos por fructosa (a igualdad de kilocalorías) no afecta negativamente a la presión sanguínea en los seres humanos.

Respecto al ácido úrico, existe la preocupación de que la fructosa de la dieta puede aumentar las concentraciones de ácido úrico. Un metaanálisis (3) que evaluó los efectos de la fructosa en las concentraciones séricas de ácido úrico sugería que parece que cuando la fructosa está dentro de una dieta isocalórica (es decir que no supone un exceso de energía) no produce un aumento del ácido úrico pero el consumo de fructosa en una dieta hipercalórica puede, sin embargo, aumentar las concentraciones de ácido úrico (pero no se puede descartar que se deba al exceso de energía).

En cuanto a los lípidos sanguíneos  parece que en diabéticos tipo 2 la fructosa isocalórica puede incrementar los triglicéridos y sin embargo reducir el colesterol total (4).

Al final como casi siempre, sentido común, en general nada es muy bueno y nada es muy malo, todo se puede consumir en su justa medida. Se puede tomar fructosa con moderación y dentro de una dieta equilibrada e isocalórica pero si tomamos mucha fructosa ( lo que puede ocurrir cuando tomamos bebidas endulzadas y alimentos ultraprocesados) o la tomamos dentro de una dieta muy elevada en energía puede no ser beneficiosa para nuestro organismo ( como cualquier alimento tomado en exceso). El consumo de fruta entera y vegetales nunca será un problema.

1) Sievenpiper JL, de Souza RJ, Mirrahimi A, Yu ME, Carleton AJ, Beyene J, Chiavaroli L, Di Buono M, Jenkins AL, Leiter LA, Wolever TM, Kendall CW, Jenkins DJ. Effect of fructose on body weight in controlled feeding trials: a systematic review and meta-analysis. Ann Intern Med. 2012 Feb 21;156(4):291-304.

2) Ha V, Sievenpiper JL, de Souza RJ, Chiavaroli L, Wang DD, Cozma AI, Mirrahimi A, Yu ME, Carleton AJ, Dibuono M, Jenkins AL, Leiter LA, Wolever TM, Beyene J, Kendall CW, Jenkins DJ. Effect of fructose on blood pressure: a systematic review and meta-analysis of controlled feeding trials. Hypertension. 2012 Apr;59(4):787-95.

3) Wang DD, Sievenpiper JL, de Souza RJ, Chiavaroli L, Ha V, Cozma AI, Mirrahimi A, Yu ME, Carleton AJ, Di Buono M, Jenkins AL, Leiter LA, Wolever TM, Beyene J,Kendall CW, Jenkins DJ. The effects of fructose intake on serum uric acid vary among controlled dietary trials. J Nutr. 2012 May;142(5):916-23.

4) Sievenpiper JL, Carleton AJ, Chatha S, Jiang HY, de Souza RJ, Beyene J,Kendall CW, Jenkins DJ. Heterogeneous effects of fructose on blood lipids inindividuals with type 2 diabetes: systematic review and meta-analysis ofexperimental trials in humans. Diabetes Care. 2009 Oct;32(10):1930-7

Posts relacionados


¿Artritis y refrescos endulzados con jarabe de maíz de alta fructosa?

Varias veces se ha sugerido la existencia de un vínculo entre artritis reumatoide y ciertos alteraciones intestinales y algunas investigaciones han sugerido que el consumo regular de refrescos endulzados con jarabe de maíz de alta fructosa ( bastante habituales) puede estar asociada con un mayor riesgo de artritis reumatoide seropositiva independientemente de otros factores de […]

09.03.2016

Azúcar y todos los edulcorantes

Los hidratos de carbono y los azúcares: Los hidratos de carbono son uno de los tres macronutrientes (los otros dos son las proteínas y las grasas). Los hidratos de carbono pueden clasificarse en dos grupos, los sencillos y los complejos. Los sencillos, como la glucosa y la sacarosa y la fructosa en general se digieren […]

08.03.2016

¿ Porque el exceso de fructosa, glucosa, sacarosa… es tan perjudicial?. Genes ahorradores, teoría evolutiva

Muchas veces nos preguntamos por qué hay tanta obesidad en el mundo y por qué tenemos tanta facilidad para engordar. Pues bien, diversos autores han presentado la hipótesis de que es posible que una mutación en nuestros ancestros simios (hace millones de años) nos convirtiera en ahorradores de energía. De ser así, esto fue positivo […]

29.02.2016

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!