Está muy claro que un exceso de grasa corporal puede tener consecuencias importantes para nuestra salud, por tanto las personas con un porcentaje de grasa elevado deben esforzarse en disminuirlo. Muchos programas de pérdida de peso se centran en perder kilos por el mero hecho de perder kilos. Realmente hasta llegan a poner como ejemplo los kilos perdidos por una persona en un determinada periodo de tiempo como ejemplo de su eficacia.

Por ello lo importante no son los kilos, lo importante es en primer lugar la grasa. El exceso de grasa es lo que debemos eliminar ya que ello es lo que incrementa el riesgo de síndrome metabólico, cardiovascular, cáncer, diabetes tipo 2, empeora el pronóstico de apnea del sueño, asma… etc… Como es lógico, si un obeso pierde peso corporal perderá grasa, pero si la dieta está mal diseñada no solamente se perderá grasa, sino también más masa libre de grasa (masa magra que incluye la masa muscular) de la cuenta.

Antes comenté que en primer lugar lo más importante es reducir la grasa corporal con objeto de mejorar nuestro estado de salud, sin embargo, y en segundo lugar (y también importante) es de interés limitar al máximo la pérdida de masa libre de grasa. El tejido graso no es tan inactivo como hace años se pensaba, pero a pesar de esto, la masa libre de grasa incluye el tejido muscular que es mucho más activo que la grasa y por tanto la masa libre de grasa representa un factor determinante en la tasa metabólica en reposo y por tanto en el gasto energético total. Si se pierde demasiada masa libre de grasa puede disminuir de forma significativa el gasto energético y por tanto dificultar la pérdida de peso o el mantenimiento posterior.

En este sentido, realizar un plan dietético personalizada ( con las kilocalorías adecuadas, cantidad de proteína adecuada, cantidad de hidratos de carbono adecuada, cantidad de grasa adecuada etc.) adaptado a su estado fisiopatológico, gasto energético y tipo de entrenamiento y usando como complemento un entrenamiento físico (y si se incluyen también entrenamientos de fuerza con más razón) puede favorecer no ya la pérdida de grasa (que también) sino la conservación e incluso el incremento de la masa muscular y la masa libre de grasa que a su vez evitará e incluso incrementará el gasto energético ( aparte de que durante el entrenamiento también consumimos energía) en reposo. Puede por tanto ocurrir que una persona pierda, tras meses de dieta más grasa corporal que kilos reales de peso ya que pudo haber ganado masa muscular, agua intracelular asociada a ese músculo etc…

Perder músculo no es interesante ni desde el punto de vista de la salud ( más riesgo de osteoporosis..) , ni desde el punto de vista estético (flacidez), ni desde el punto de vista del rendimiento deportivo ( puedes disminuir el rendimiento), ni desde el punto de vista del mantenimiento de la grasa corporal ( habrá efecto rebote). La dieta debe ser siempre personalizada y bien ajustada.

Posts relacionados


ancianos

En obesidad no sólo es perder grasa, también es conservar la masa muscular

Está muy claro que la prevalencia de sobrepeso y obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas en todo el mundo debido a cambios de estilo de vida obesogénicos cada vez más generalizados. La obesidad plantea una serie de desafíos individuales, sociales, económicos  y multidisciplinarios sin precedentes al aumentar de forma significativa el riesgo de enfermedades metabólicas, enfermedades […]

18.07.2018
Dr. Ramón de Cangas

Reducción de azúcar sí, pero no es necesaria la prohibición total

Siempre se ha dado por hecho que durante una dieta de pérdida de peso el azúcar de mesa ( la sacarosa) se debe prácticamente prohibir. Pues bien un ensayo controlado aleatorizado publicado ya en 1997 (*) estudió los efectos metabólicos y el comportamiento de una dieta alta en sacarosa durante la pérdida de peso. No […]

10.07.2018
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!