Soy testigo directo por personas que he conocido en charlas de nutrición e incluso en las propias consultas de dietética y nutrición de que existen padres de niños autistas que en base a mitos y falsas creencias restringen la alimentación de sus hijos hasta límites sorprendentes haciendo pasar ( en ocasiones) a estos niños por un “calvario alimentario” evidentemente con todas las buenas intenciones del mundo por su parte. Ninguna de estas restricciones es fruto de un consejo médico o de un Dietista-Nutricionista o de un profesional sanitario, sino del mundo de la paraciencia. Pero las cosas se tienen que hace con sentido común y en base a la evidencia científica, no en base a creencias que se pueden leer en internet o en ciertos libros pseudocientíficos.

Veamos un poco sobre cómo podría ser la dieta de un niño autista:

En principio, la dieta del niño autista debe ser dieta equilibrada y adaptada al gasto energético. Muchos niños autistas siguen una dieta libre de gluten y de caseína. Dado que una dieta puede no tener gluten y caseína y ser equilibrada y dado que en base a lo que indican ciertos estudios algunos niños con autismo parecen responder a una dieta libre de gluten o caseína esto no tiene por qué suponer un riesgo nutricional. En un estudio piloto publicado en diciembre del 2012 (1) se vio que los padres de los niños autistas que seguían una dieta libre de gluten y caseína relataron una mejora en los síntomas gastrointestinales de sus niños y en sus patrones de conducta. Ahora bien, ya de salida es importante indicar que sobre este tema hay controversia (2,3). Efectivamente, no todos los expertos están de acuerdo en que los cambios en la dieta permiten mejoras y no todos los estudios basados en este método dietético ( eliminar gluten y caseína) han mostrado resultados positivos, ni todos los niños responden igual, pudiendo incluso diferenciarse subpoblaciones (4). Con lo cual se deben seguir las indicaciones del médico que será el que tiene toda la información sobre dicho niño aunque en principio, sin justificación alguna no es necesario eliminar la lactosa ni el gluten.

Algunos estudios realizados en niños autistas han detectado una alta prevalencia de deficiencia de hierro en los niños con autismo en algunos países (5), por ello en la dieta (que debe tener niveles adecuados de hierro) puede ser interesante juntar las principales fuentes de hierro a fuentes de vitamina C (para favorecer la absorción de hierro).

Por cuestiones de salud la dieta debe ser rica en ácidos grasos omega 3 pero sin aporte extra sobre lo recomendado en la población normal. Aunque a veces se ha dicho que los ácidos grasos omega 3 pueden ser de ayuda en los niños autistas, a día de hoy no se puede concluir su eficacia (6,7) aunque es cierto que algún estudio pareció mostrar alguna mejoría conductual cuando se combinan omega 3 y omega 6 (8). Pero en base a los conocimientos actuales lo razonable es ajustarse a las cantidades recomendadas.

La dieta debe aportar dosis adecuadas de proteína animal y vegetal, aunque algún estudio (9) ha sugerido que una dieta rica en fuentes vegetales de alimentos puede ser beneficiosa, no se puede concluir que en este aspecto (fuentes proteicas) deba haber diferencias entre la población normal y la población autista.

La dieta tendrá cantidades adecuadas de fibra, aunque sin abusar, ya que algunos estudios indican que los procesos de fermentación o la utilización de productos de fermentación pueden estar modificados en los niños con autismo (10).

Se recomienda huir de dietas monótonas y sin variaciones, por eso se debe ofrecer (dentro de ciertas limitaciones que a veces pueden ser inevitables) una dieta variada y equilibrada. Al eliminar a veces gluten, caseína etc… ciertos padres acaban ofreciendo a sus hijos una alimentación poco variable y esto tiene sus riesgos. Sirva de ejemplo un artículo científico (11) publicado recientemente en el que se comenta el caso de un niño de 5 años de edad con autismo que acudió a una consulta con ojo seco y xeroftalmia. Se vio que la concentración de vitamina A era indetectable y al hacerle la historia dietética se reveló un consumo notablemente alterado que constaba de patatas, arroz y poco más durante dos años. Las patatas fritas no contienen cantidades significativas de vitamina A y en ciertos niños autistas las patatas son la fuente principal de hidratos de carbono (hay padres que retiran totalmente los cereales de la dieta), de hecho no es muy infrecuente que niños con autismo tengan una deficiencia dietética de vitamina A por este motivo.

Existen muchos estudios sueltos en los que se habla de las ventajas que pueden aportar ciertos enfoques dietéticos a los niños autistas, pero la verdad es a pesar de existir ciertos estudios sobre los efectos de ciertas dietas especializadas, pocos son metodológicamente satisfactorio (12) y nunca se puede ignorar que algunos efectos secundarios son posibles con estos enfoques dietéticos no convencionales, de ahí que en principio, lo más recomendado sea ofrecer una dieta equilibrada, energéticamente adecuada y saludable. De hecho, muchas veces estos niños, debido a estas limitaciones dietéticas impuestas (no siempre con base científica) presentan más probabilidad de estar en riesgo de deficiencia de una serie de nutrientes (13) que los niños no autistas.

Como ejemplo de dietas no balanceadas que a veces se han sugerido (en base a algún estudio) para mejorar el aspecto conductual (incluso para disminuir la frecuencia de convulsiones) de los niños autistas están las cetogénicas (14, 15), que a veces son empleadas en casos de epilepsia. Sin embargo, parece que en el caso del autismo, a día de hoy no hay una clara evidencia de que esto sea así ( no se puede decir claramente que esta dieta sea más útil), por ello y porque la cetogénica es una dieta no balanceada y no exenta de riesgos, en el caso de que el niño deba seguir una dieta de este tipo, debe ser porque su pediatra, neurólogo etc.. así lo considere y lo paute como parte de su tratamiento.

En la línea de lo que empecé comentado, a veces se ha sugerido que algunos problemas en este tipo de niños podrían deberse a cambios en la alteración de la permeabilidad intestinal (16) que podrían permitir, entre otras cosas, la absorción de péptidos parcialmente digeridos (caseína y gluten) y por tanto al no tomar gluten y caseína se podría conseguir cierta mejoría aunque en el mejor de los casos muy leve ( y obviamente sino hay celiaquía, alergia a las proteinas lácteas o intolerancia a la lactosa en principio no hay que por qué dejar de tomar cereales con gluten y lácteos).

Por tanto, en principio, se espera que se ofrezca una dieta equilibrada y ajustada a sus necesidades y se espera que el Dietista-Nutricionista sólo elabore dietas no convencionales (cetogénicas etc..) cuando el médico especialista ( pediatra, neurólogo…) considere que es necesario como parte del tratamiento del niño.

Referencias Bibliográficas:

1) Alejandra Harrinsons C, Card B. A pilot study to evaluate nutritional influences on gastrointestinal symptoms and behavior patterns in children with Autism Spectrum Disorder. Complement Ther Med. 2012 Dec; 20(6):437-40.

2) Elder JH. The gluten-free, casein-free diet in autism: an overview with
clinical implications. Nutr Clin Pract. 2008 Dec-2009 Jan;23(6):583-8.

3) Millward C, Ferriter M, Calver S, Connell-Jones G. Gluten- and casein-free
diets for autistic spectrum disorder. Cochrane Database Syst Rev. 2008 Apr
16;(2):CD003498.

4) Pennesi CM, Klein LC. Effectiveness of the gluten-free, casein-free diet for
children diagnosed with autism spectrum disorder: based on parental report. Nutr
Neurosci. 2012 Mar;15(2):85-91.

5) Reynolds A, Krebs NF, Stewart PA, Austin H, Johnson SL, Withrow N, Molloy C,
James SJ, Johnson C, Clemons T, Schmidt B, Hyman SL. Iron status in children with
autism spectrum disorder. Pediatrics. 2012 Nov;130 Suppl 2:S154-9.

6) Williams K, Marraffa C. No evidence yet to support omega-3 fatty acids as a
treatment for autism. J Paediatr Child Health. 2012 Jun;48(6):534-6.

7) James S, Montgomery P, Williams K. Omega-3 fatty acids supplementation for
autism spectrum disorders (ASD). Cochrane Database Syst Rev. 2011 Nov
9;(11):CD007992.

8) Gillies D, Sinn JKh, Lad SS, Leach MJ, Ross MJ. Polyunsaturated fatty acids
(PUFA) for attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) in children and
adolescents. Cochrane Database Syst Rev. 2012 Jul 11;7:CD007986.

9) Chan AS, Sze SL, Han YM, Cheung MC. A chan dietary intervention enhances
executive functions and anterior cingulate activity in autism spectrum disorders:
a randomized controlled trial. Evid Based Complement Alternat Med.
2012;2012:262136.

10) Wang L, Christophersen CT, Sorich MJ, Gerber JP, Angley MT, Conlon MA.
Elevated fecal short chain fatty acid and ammonia concentrations in children with
autism spectrum disorder. Dig Dis Sci. 2012 Aug;57(8):2096-102.

11) Tanoue K, Matsui K, Takamasu T. Fried-potato diet causes vitamin a deficiency
in an autistic child. JPEN J Parenter Enteral Nutr. 2012 Nov;36(6):753-5.

12) Hjiej H, Doyen C, Couprie C, Kaye K, Contejean Y. [Substitutive and dietetic
approaches in childhood autistic disorder: interests and limits]. Encephale. 2008
Oct;34(5):496-503.

13) Zimmer MH, Hart LC, Manning-Courtney P, Murray DS, Bing NM, Summer S. Food
variety as a predictor of nutritional status among children with autism. J Autism
Dev Disord. 2012 Apr;42(4):549-56.

14) Evangeliou A, Vlachonikolis I, Mihailidou H, Spilioti M, Skarpalezou A,
Makaronas N, Prokopiou A, Christodoulou P, Liapi-Adamidou G, Helidonis E,
Sbyrakis S, Smeitink J. Application of a ketogenic diet in children with autistic
behavior: pilot study. J Child Neurol. 2003 Feb;18(2):113-8.

15) Frye RE, Sreenivasula S, Adams JB. Traditional and non-traditional treatments
for autism spectrum disorder with seizures: an on-line survey. BMC Pediatr. 2011
May 18;11:37.

16) Souza NC, Mendonca JN, Portari GV, Jordao Junior AA, Marchini JS, Chiarello
PG. Intestinal permeability and nutritional status in developmental disorders.
Altern Ther Health Med. 2012 Mar-Apr;18(2):19-24. Erratum in: Altern Ther Health
Med. 2012 Nov-Dec;18(6):79.

Posts relacionados


nutrición

Entrevista para “Lecturas” sobre Nutrición y flacidez

Al llegar a los 40 la piel empieza a perder tono y luminosidad. Esto sucede porque las células de la piel que fabrican colágeno y elastina, encargadas de su firmeza, disminuyen. En algunas zonas además se nota más porque a este deterioro se suma una pérdida de masa muscular y un incremento de la grasa […]

20.03.2018
Dr. Ramón de Cangas
dieta

Entrevista sobre dietas y nutrición para ‘Hipertextual’

¿A qué llamamos producto o dieta “milagro”? Se trata de planes dietéticos de adelgazamiento o bien de productos con el mismo fin que se caracterizan por carecer de fundamento científico y por prometer una pérdida de peso a un ritmo rápido y con poco esfuerzo.   ¿Qué perjuicios puede causar a la salud? ¿Son graves? […]

30.10.2017
Dr. Ramón de Cangas
dieta cetogénica

Todo lo que necesitas saber sobre la dieta cetogénica

La dieta cetogénica es un tipo de dieta muy baja en hidratos de carbono y que a veces es utilizada en deportistas (por ejemplo en el mundo del culturismo en fases de definición). Veamos el enfoque tradicional  clásico que durante muchos años se le dio al tema (por favor, antes de que valoren este punto […]

04.09.2017
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Hola D. Ramon de Cangas. Actualmente estoy leyendo un libro que trata sobre todas las enfermedades llamadas GAPS, ha raiz de un biólogo que me lo recomendó. El libro se titula GAPS, el síndrome psicológico-intestinal. Un tratamiento natural para el autismo, la dispraxia, el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, la dislexia, la depresión y la esquizofrenia. La autora es médica neuróloga y neurocirujana y dirige una clínica de Nutrición en Cambridge. Querría saber su opinión sobre lo que explica ella en el libro porque me parece muy interesante pero como usted dice hay tantas teorías y puntos de vista que uno ya no sabe a quien acudir y hacer caso. Muchas gracias un saludo.

Laura
Dr. Ramón de Cangas

Aunque algunas teorías de las que habla son interesantes, realmente hablamos de teorías, todavía no hay suficiente evidencia científica para poder decir más… Un saludo

Dr. Ramón de Cangas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!