las algas

Durante años se ha podido leer, y todavía a veces se puede leer, en muchos textos divulgativos que el consumo de algas es saludable por su riqueza en diversos nutrientes y fibra y por eso hay personas que se “fuerzan” a incluirlas en la dieta. Pero la realidad es que hace ya años que se sabe que un consumo habitual de algas puede suponer riesgos para la salud ya que tienen un contenido significativo en yodo y arsénico.

Y es que realmente las algas son alimentos con un contenido en yodo elevado, hasta tal punto que sólo 1 gramo de algas como kombu, wakame, nori, etc… aporta cinco o más veces más del límite de consumo de yodo. Y un exceso en el consumo de yodo se ha relacionado con problemas de tiroides.

En cuanto al arsénico, existe un informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) relativo a la evaluación del riesgo asociado a la posible presencia de arsénico en algas destinadas al consumo humano. La conclusión de ese estudio es que “para una evaluación más precisa del riesgo asociado a la presencia de arsénico en las algas destinadas al consumo humano sería necesario disponer de información relativa al consumo de algas, cantidad ingerida y frecuencia, así como disponer de datos sobre los efectos que la ingesta continuada de estas algas puede tener sobre animales de experimentación y datos epidemiológicos”. La verdad es que no hay casi información de consumo de algas en España y además no todas las algas son iguales.

 

 

DIFERENTES TIPOS DE ALGAS

Tal como dice el informe de la AESAN, que he mencionado anteriormente, con los únicos datos existentes de contenidos de arsénico total y de arsénico inorgánico en algas de nuestro país, se han estimado los posibles aportes de arsénico inorgánico por algas comercializadas en España, comprobándose que con una ingesta de sólo 3 gramos al día de la alga H. fusiformis (hijiki) se puede sobrepasar el valor de la ingesta diaria tolerable de 150 µg de arsénico inorgánico por día establecida para un adulto de unos 70 kg de peso.

Pero sin embargo el consumo diario de 3 gramos de otras algas como fucus, kombu, wakame, arame y nori representa sólo el 0,3-1,1% de dicha ingesta diaria tolerable.

Sea como fuere, por el hecho de que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer clasifica el arsénico inorgánico en el grupo I (carcinógeno humano) el consejo es que la exposición dietética al arsénico inorgánico sea tan baja como sea razonablemente posible.

¿QUÉ CANTIDAD DE ALGAS SE PUEDE COMER?

Yo no soy partidario de hablar de las algas en general y establecer una media y en base a ello (teniendo en cuenta las recomendaciones diarias de ingesta de yodo) calcular qué cantidad de algas puedo consumir a diario porque hay diferencias significativas entre unas algas y otras. La cantidad de yodo en las algas es bastante variable con lo cual tampoco podemos tener la seguridad del yodo que estamos ingiriendo por lo tanto lo mejor es tener siempre mucha precaución.

Algunas algas aportan una muy elevada cantidad de yodo, y otras algas no aportan tanto pero lo suficiente como para que consumiendo cantidades relativamente pequeñas sobrepasemos la ingesta diaria recomendada de yodo y algunas algas producidas en países como China pueden tener un contenido muy alto de yodo.

Una alta ingesta de yodo puede provocar hipertiroidismo o hipotiroidismo. En cualquier tipo de persona el consumo habitual de algas puede ser perjudicial para la glándula tiroidea. Obviamente en el caso de las personas con problemas de tiroides, en los niños y en las mujeres embarazadas todavía se debe tener más precaución.

 

CONSUMO DE ALGAS

No es necesario consumir algas, además no son un alimento típico de nuestra dieta, a muchas personas no les gusta su sabor y su consumo habitual puede suponer un riesgo. En mi opinión y a falta de más estudios, el consejo siempre debe ser máxima prudencia.

El consejo de consumo moderado puede ser mal interpretado y provocar un consumo excesivo. Es por ello que se debe dejar muy claro que de tomarlas, el consumo de algas debe limitarse a ocasiones muy especiales (consumo muy puntual). Da igual cómo las preparemos, el consumo habitual de algas puede provocar un exceso de ingesta de yodo y además una excesiva exposición al arsénico y ello puede suponer riesgo para nuestra salud.

 

Posts relacionados


nutricionista

¿Qué debo estudiar si quiero ser nutricionista?

Bastantes personas jóvenes me siguen preguntando sobre cómo estudiar nutrición para dedicarse profesionalmente y otras me preguntan cómo saber si el profesional que les atiende es el adecuado. Se confunde el término Dietista-Nutricionista con el de Nutriólogo o con el de Médico Nutriólogo etc…

23.10.2017
Dr. Ramón de Cangas

Todo lo que siempre quisiste saber sobre alimentación y menopausia

Los cambios hormonales, como la menopausia, provocan efectos y pueden influir en una reducción de la masa muscular (se reduce el metabolismo basal y es más fácil ganar grasa corporal), incremento de la grasa corporal total, en una mayor acumulación en la zona abdominal (y por tanto más riesgo cardiovascular y metabólico) así como en […]

18.10.2017
Dr. Ramón de Cangas
leche

La leche: una muy sana y rica elección

El consumo de productos lácteos tiene lugar en la historia de la humanidad desde el momento de la aparición de la ganadería. Cuando el hombre abandonó la estrategia de recolectar y cazar empezó a dedicarse a la agricultura pero también a criar ganado. De sentido común es pensar que criar ganado llevó a descubrir el […]

16.10.2017
Dr. Ramón de Cangas

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lunes a Viernes
Mañanas de 10:00h. a 13:30h.
tarde de 16:30h. a 20:00h.
C/ Uría 38, 4ºA, Oviedo
C/ González Abarca 6, 2ºB, Avilés
C/ Saavedra 4, Oficina 26, Gijón
Principado de Asturias
985 223 484

¡Sígueme en las redes sociales!