Tel.: 985 223 484 | Email: info@nutricionsalud.net
Blog
Jul 04
Dietistas-Nutricionistas en la Sanidad Pública

Si no hay Dietistas-Nutricionistas en Sanidad Pública, pueden pasar cosas como esta

Si no hay Dietistas-Nutricionistas en la Sanidad Pública (atención primaria por ejemplo) otros profesionales darán el consejo nutricional y….

 

CASO DE UNA PACIENTE ENVIADA POR UN ENDOCRINO

Una reflexión: recientemente ha venido una paciente a mi consulta aconsejada por su médico endocrino privado que la había diagnosticado de diabetes tipo 2 y le recomendó acudir a mi consulta para personalizarle una dieta. Mediante unas pautas dietéticas consiguió reducir su grasa corporal hasta el rango de normalidad y mejorar de forma evidente su hemoglobina glicosilada y sus niveles de glucosa (ambos los mantiene dentro del rango de normalidad) y evitar la ingesta de fármacos con la consiguiente satisfacción del médico endocrino que la trata y que visto el éxito le recomendó que continuara con las pautas dietéticas que se la habían indicado.
 
Pues bien, dentro de estas pautas dietéticas se incluía yogur entero natural no azucarado, y no, no es un error, se decidió incluir yogur entero no azucarado porque diversos estudios (metaanálisis incluidos) han concluido que el yogur entero es más eficaz en la reducción de los 5 componentes del síndrome metabólico y también en la reducción del riesgo cardiovascular y metabólico y porque aunque los yogures enteros sean fuente de grasa saturada se ha visto que no todas las fuentes de grasas saturadas son iguales porque importa la matriz (el yogur aporta calcio, péptidos bioactivos, ácido linoleico conjugado, ácido margárica, espermidina, transpalmitoleado, aminoácidos ramificados, probióticos… que modulan el efecto) y porque no todos los ácidos grasos saturados son iguales (y así por ejemplo los lácteos aportan bastantes triglicéridos de cadena media cuyo comportamiento es totalmente diferente a otros acidos grasos).
Sobre todo esto hablaré precisamente en la ponencia de clausura que impartiré en el próximo congreso internacional EFCA2017.
 

CANELA EN POLVO, YOGUR NATURAL Y FRUTA PARA COMBATIR LA DIABETES

A este yogur le incluí como complemento una cucharadita de canela en polvo (hay estudios, metaanálisis incluidos, que sugieren que la canela en polvo puede tener un ligero efecto hipoglucemiante y se conocen los mecanismos de acción) y una cucharada de cacao puro en polvo semidesgrasado no azucarado ( hay estudios, metaanálisis incluidos, que sugieren que el cacao puro puede tener un ligero efecto hipoglucemiante).
En la dieta además se incluían en todo el día 4 piezas de fruta repartidas en diferentes tomas (recientes estudios concluyen que minimizar la ingesta de fruta en los diabéticos no tiene razón de ser).

ANULANDO LAS RECOMENDACIONES DEL NUTRICIONISTA

Pues bien, pese al resultado espectacular de los análisis y composición corporal de la señora ( y vuelta a los niveles normales en todo) y el poder abandonar la ingesta de fármacos, y por tanto la alegría que ello provocó a su médico endocrino privado (que es quien la envió al Dietista-Nutricionista) , la señora acudió al servicio público de salud (por otro motivo, fue una cura de una herida, pero hablando le comentó que estaba a dieta por su diabetes etc…).
En ese momento, una enfermera le dijo literalmente (pese a que la paciente le comentó que su médico privado y su Dietista-Nutricionista privado le habían pautado literalmente eso) que bajo ningún concepto tomara más de 2 piezas de fruta al día, que no probara la canela y el cacao y que los yogures enteros naturales no azucarados estaban radicalmente prohibidos en diabéticos y que debería consumir yogur desnatado. Y le dio unas pautas dietéticas escritas con unas recomendaciones en las que se anulaba todo lo anterior.

 [ctt template=»5″ link=»90X90″ via=»yes» ]Ya es hora de que en un país asolado por la obesidad, sobrepeso, diabetes…se apueste en lo público por el profesional de la #nutrición [/ctt]

FALTA DE DIETISTAS-NUTRICIONISTAS EN LA SANIDAD PÚBLICA

Me quedé con la boca abierta (y el médico endocrino privado también), a unas recomendaciones carentes de evidencia científica se unía la crítica de un profesional sanitario (enfermera) a otros dos profesionales sanitarios (médico endocrino y dietista-nutricionista) especializados en el tema, y que un compañero sanitario «te deje mal» resulta muy violento.
Debo aclarar que esto es una excepción, mi experiencia en este sentido siempre fue positiva y es la primera vez que me pasa algo así. Pero la ley de profesiones sanitarias del 2003 (es un Real Decreto) indica claramente las competencias del Dietista-Nutricionista.
Ya es hora de que en un país asolado por la obesidad, sobrepeso, diabetes…se apueste en lo público por el profesional de la nutrición humana y dietética. Será una forma de que no quedemos anquilosados en los consejos nutricionales de los años 90 y se practique una nutrición basada en la mejor evidencia disponible.

About The Author

12 Comments

  1. Clehonereida.
    4 de julio de 2017 at 16:07 · Responder

    Esta situacion sucede en todos los paices,el altroismo de profesionales que no son dela especialidad profesional dan consejos,que desmejora la salud de los pacientes.

    • Dr. Ramón de Cangas
      11 de julio de 2017 at 08:19 · Responder

      Un saludo

  2. Jocelmi Intriago
    5 de julio de 2017 at 02:04 · Responder

    Siempre pasa eso ,a veces son los médicos generales que opinan en contra de los nutricionista afectando directamente al paciente l y creando la duda , cuando muchas veces ni

    ellos saben cuidarse.Necesitan mucho de educación nutricional y que se les evalúe para conocer los límites de cada profesional

    • Dr. Ramón de Cangas
      11 de julio de 2017 at 08:19 · Responder

      Un saludo

  3. Maria
    5 de julio de 2017 at 08:11 · Responder

    Pues, si… así esta la seguridad social, y lo que mas te fastidia es que hay una serie de ineptos…, (No todos vamos a meter en el mismo saco, puesto que hay muy buenos profesionales y sobre todo con mucha humanidad… que esa faceta es muy importante en un sanitario)…. Pero, si amiga, últimamente en la seguridad social se están cargando muchas personas, por la poca profesionalidad de algunos que como bien dices tienen criterios muy equivocados , eso hace que las personas con grandes problemas, que llevando unas pautas y medicación acorde con su enfermedad puedan tener una buena calidad de vida. Pero cuando se mete por medio un …. , bueno no tengo palabras, pues como se suele decir… ENTRE TODOS LO MATARON Y EL SOLICO SE MURIÓ.

    • Dr. Ramón de Cangas
      11 de julio de 2017 at 08:21 · Responder

      Saludos

  4. Encarna
    5 de julio de 2017 at 11:59 · Responder

    Me parece muy necesario el profesional dietista nutricionista en la sanidad pública pero no a cuenta de desprestigiar una profesión como la Enfermería que cuida desde siglos y no desde un cuarto de hora a los pacientes, realizando una labor de educación sanitaria envidiable.(meta_analisis) incluidos.
    El problema está en que parecen una amenaza para los chiringuitos privados que funcionan mientras el/la paciente está pagando, después vuelven «a su ser».

    • Dr. Ramón de Cangas
      11 de julio de 2017 at 08:21 · Responder

      Nadie desprestigia a las enfermeras. Si lee el artículo de nuevo verá que se dice que es un caso concreto vivido por mí y que mi experiencia en general es buena.

  5. Eduardo Garcia Porres
    10 de julio de 2017 at 22:18 · Responder

    Menuda vergüenza. No es la primera vez que se ven casos como este. La verdad es que si la enfermera tiene vocacion la animaria a estudiar y hacerse profesional de la Nutrición. No creo que ni el endocrino ni tu os metais a curar ulceras. Apoyo totalmente la inclusión de los D-N en la SS sobretodo porque saldria barato solo con los gastos que se ahorrarian.

    • Dr. Ramón de Cangas
      11 de julio de 2017 at 08:21 · Responder

      Así es

  6. lucia zarza gonzalez
    19 de abril de 2018 at 16:27 · Responder

    Hola.:
    Yo tengo grado sup en dietetica y estoy totalmente deacuerdo con el doctor Cangas..seria un privilegio poder trabajar en la sanidad publica ademas de el ingente dinero q se ahorrarian .. porq atajando ciertos problemas de nutricion de raiz se mejorarian otros y no debutarian otras enfermedades .
    alguien deberia pensar en esto

    • Dr. Ramón de Cangas
      25 de abril de 2018 at 17:26 · Responder

      Gracias por escribir. Saludos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.