Tel.: 985 223 484 | Email: info@nutricionsalud.net
Blog
Feb 28
yogur

¿Podemos usar nuestra alimentación para favorecer el equilibrio de la microbiota intestinal y prevenir enfermedades no transmisibles?

No se puede ignorar el hecho de que cada vez más datos avalan la existencia de un vínculo entre la disbiosis – un desequilibrio de la microbiota intestinal – y ciertas patologías.

Cuidar nuestra microbiota mediante la alimentación parece ser una estrategia obvia para preservar nuestro estado de salud y, en este sentido, es especialmente interesante el estudio del consumo de probióticos y de alimentos fermentados como una forma de afectar de manera positiva a la microbiota intestinal y prevenir la disbiosis o cualquier otra alteración. Una microbiota intestinal adecuada, nos ayuda a mantener nuestra salud intestinal, contribuye al desarrollo de nuestro sistema inmune y es muy probable que tengan un papel preventivo frente al desarrollo de ciertas enfermedades como la diabetes tipo 2 y la obesidad. Además no hay que olvidar que los hábitos alimenticios inadecuados o el consumo excesivo de antibióticos pueden alterar la composición de la microbiota intestinal y con la dieta podemos volver a la situación óptima anterior.  Cada vez más datos avalan la existencia de un vínculo entre la disbiosis de la microbiota intestinal y las enfermedades no transmisibles.

Una alimentación equilibrada y una vida sana pueden corregir o prevenir la disbiosis. Lo que comemos todos los días interactúa con nuestra microbiota. El consumo de probióticos, favorece la salud del huésped, alfo que también favorece rl consumo de prebióticos, (ingredientes alimentarios que favorecen el crecimiento de microorganismos beneficiosos puede ser material les sirve como “combustible” como pueden ser componentes de frutas, legumbres, verduras…). Los alimentos fermentados son una fuente de microorganismos como es el caso del yogur ( aporta probióticos)  y pueden tener utilidad ( junto a una dieta rica en alimentos de origen vegetal que son ricos en prebióticos) para favorecer una microbiota beneficiosa.

Realmente los alimentos fermentados presentan un interés nutricional especial. Por un lado, el proceso de fermentación, es decir la transformación por microorganismos de alimentos en otros alimentos, aporta un valor añadido ( mayor inocuidad, aumento de la vida útil) y por otro lado interesa el incremento del valor nutricional ( péptidos bioactivos, bacterias vivas etc…).

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.