Tel.: 985 223 484 | Email: info@nutricionsalud.net
Blog
Feb 08
leche

Se pueden consumir lácteos enteros sin miedo al riesgo cardiometabólico

Nadie duda de que los productos lácteos enteros son una fuente importante de ácidos grasos saturados y durante mucho tiempo se decía que aumentaban el colesterol, riesgo cardiovacular etc….

Las actuales guías dietéticas estadounidenses y canadienses para la salud cardiovascular recomiendan el consumo de productos lácteos bajos en grasa. Sin embargo la evidencia ha ido cambiando han medida que se han ido publicando nuevos artículos con los resultados de numerosos ensayos controlados aleatorizados donde se observa que la relación entre el consumo de lácteos enteros y factores de riesgo cardiovascular como marcadores de inflamación, tensión arterial, lípidos sanguíneos… no es tal como se pensaba incluso hasta puede ( especialmente en el yogur entero) que haya un efecto protector.

Todo esto ha provocado que por lo tanto, el enfoque de fomentar siempre los productos lácteos bajos en grasas en las directrices dietéticas y de «denostar» los lácteos enteros esté siendo cuestionado. Todo esto genera confusión no ya en el público general sino incluso entre los propios profesionales de la salud. En noviembre del 2016 se publicó una interesante revisión (*) sobre el tema y sus resultados sugieren que no existe un riesgo aparente de efectos perjudiciales potenciales derivados del consumo de lácteos, independientemente del contenido de grasa láctea, en una gran variedad de variables cardiometabólicas, incluyendo factores de riesgo relacionados con los lípidos, resistencia a la insulina y función vascular.

Esto sugiere que los supuestos efectos perjudiciales de los ácidos grasos saturados sobre la salud cardiovascular y cardiometabólica pueden ser anulados cuando se consumen como parte de matrices de alimentos complejos tales como ciertos productos lácteos. Es decir que la matriz importa y mucho. Sobre esto he venido escribiendo en los últimos tiempos en mis post. La matriz láctea debido al calcio, péptidos bioactivos, probióticos, espermidina, transpalmitoleato, ácido margárico, ácido linoleico conjugado….compensa en parte los posibles efectos negativos de las grasas saturadas, pero además no todas las grasas saturadas son iguales y las de los lácteos no son iguales a las de la carne roja ( por ejemplo). En los lácteos hay además un contenido significativo de ácidos grasos de cadena corta y media así como ácidos grasos de cadena impar… que no son perjudiciales para la salud.

Por lo tanto, realmente el enfoque actual basado en promover minimizar los lácteos enteros y consumir sólo productos lácteos bajos en grasas no está totalmente apoyado por la literatura existente y puede necesitar ser revisado sobre la base de esta evidencia.

Ello nos lleva a concluir que se pueden tomar lácteos enteros y especialmente yogur eso sí, mucho mejor sin azúcar.

(*) Drouin-Chartier JP, Côté JA, Labonté MÈ, Brassard D, Tessier-Grenier M, Desroches S, Couture P, Lamarche B. Comprehensive Review of the Impact of Dairy Foods and Dairy Fat on Cardiometabolic Risk. Adv Nutr. 2016 Nov 15;7(6):1041-1051

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.