Tel.: 985 223 484 | Email: info@nutricionsalud.net
Blog
Dic 22
deglucion

Huesos y microbiota intestinal. Por Ramón De Cangas

¿ Huesos y microbiota?

La última década ha sido testigo de una explosión de investigación en el área de cómo las bacterias que habitan en el cuerpo humano afectan la salud y la enfermedad. Uno de los conceptos más sorprendentes que surgen de este trabajo es la capacidad de la microbiota intestinal para afectar prácticamente a todos los sistemas del cuerpo. Recientemente, se ha prestado más atención al papel de las bacterias intestinales en la salud y la enfermedad de los huesos. El microbioma intestinal tiene impacto en la salud ósea ya que el eje intestino-hueso puede estar conectado. Existe cada vez una mayor evidencia para sugerir una asociación importante entre la microbiota y la salud ósea. Las líneas de investigación actuales, aunque limitadas, indican claramente que la microbiota intestinal puede estar implicada en el metabolismo óseo y, por lo tanto, una mayor exploración de esta relación es un área de enfoque prometedora en la salud ósea y la investigación de la osteoporosis. Aunque la mayoría de los estudios existentes investigan esta relación utilizando modelos animales, los estudios en humanos son necesarios y están en el horizonte.

Varios son los mecanismos de acción que explicarían esta relación. En los últimos años se ha desarrollado la osteoinmunología, que nos ha permitido llegar a saber que la regulación del metabolismo del hueso está íntimamente asociado con el sistema inmune. Y es que la activación de la inmunidad innata y adaptativa por medio de las bacterias intestinales puede explicar en gran medida su influencia sobre el hueso.

En menopausia las reducción de hormonas sexuales incrementa la permeabilidad intestinal por el debilitamiento de la barrera. En una situación como ésta, se produce un incremento de la translocación bacteriana y aumentan los niveles de sustancias proinflamatorias (citosinas) y de endotoxina. Y esta situación deriva en el típico aumento de la resorción ósea tan habitual ante la reducción de los niveles de estrógenos ( hay más factores).

Se abre un futuro campo emergente del eje intestino-cerebro-hueso, en el que el intestino impulsa la fisiología ósea a través de la regulación de hormonas clave que se sintetizan originalmente en el cerebro. Se podría valorar el uso de microbios terapéuticos en la modulación de la salud ósea.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.