Tel.: 985 223 484 | Email: info@nutricionsalud.net
Blog
May 13
desayuno

Entrevista sobre obesidad infantil

Italia, Chipre, España, Grecia, Malta y San Marino se sitúan a la cabeza del continente, con un porcentaje de obesidad entre los niños de entre un 18% y un 21% y entre un 9% y un 19% en el caso de las niñas. En el otro extremo, los países con menos obesidad infantil son Francia, Noruega, Irlanda, Letonia y Dinamarca, donde la prevalencia no alcanza el 10%. ¿Cómo se debería abordar el tema de la obesidad y el sobrepeso en nuestro país? 

Hay países como Japón donde se ha introducido la asignatura de nutrición en los colegios  con buenos resultados. Realmente la nutrición tiene  un impacto tan grande en la salud que sorprende que no se estudie a fondo el currículo escolar.

Por otro lado sería interesante, como ocurre en todos los países de la Unión Europea que se incluya la figura del Dietista-Nutricionista como profesional sanitario en la Seguridad Social.

La implicación de las administraciones locales a través de las escuelas de salud también resulta útil, no en vano varios proyectos de intervención nutricional consiguieron resultados positivos y sorprendentes en diversidad localidades españolas e incluso tuvieron su reconocimiento dentro de los premios NAOS del ministerio de sanidad español, sería interesante generalizar dichos proyectos.

¿Cuál es la dieta que deberían consumir niños, adolescentes y jóvenes en su desarrollo?

La referencia en todos los segmentos poblacionales puede ser la dieta mediterránea. La evidencia científica actual sitúa al patrón mediterránea como una extraordinaria opción en la prevención del sobrepeso y obesidad y de diversas patologías cardiometabólicas y crónicas y además se adapta a nuestras costumbres y gustos generales. Dicho patrón se caracteriza por un alto consumo de alimentos de origen vegetal como frutas, verduras-hortalizas, frutos secos, legumbres, cereales ( sin olvidar versiones integrales), una reducción de los alimentos de origen animal ( primando los pescados y mariscos,  eligiendo también carnes blancas y huevos, reduciendo las carnes rojas y minimizando las carnes procesadas), un consumo moderado de lácteos ( a diario pero eligiendo los lácteos básicos no azucarados) y un consumo mínimo de alimentos ultraprocesados ( bollería, galletas…). Como fuente de grasas la prioridad es el aceite de oliva virgen extra.

¿Como podemos conseguir que nuestros hijos coman de todo? ¿Por qué resulta tan complicado que los niños y jóvenes consuman más verduras?

Los resultados de diferentes encuestas sobre hábitos alimentarios en la infancia y adolescencia indican que hay un cambio en las pautas de alimentación. Las frutas, legumbres, verduras y hortalizas son grupos de alimentos bastante rechazados y poco consumidos. En la infancia y la adolescencia se ha de reforzar el consumo de este tipo de alimentos que son más rechazados y poco consumidos. Precisamente en este periodo se instauran los hábitos alimentarios, que serán los que tendrán de adulto y por tanto el estado nutritivo y de salud en gran parte estará condicionado por lo que se consiga hacer ahora.

Hay algunos pilares muy importantes a la hora de “apuntalar” la alimentación de nuestros hijos para que sea saludable, variada y equilibrada. Entre ellos:

1) Consumir diariamente frutas, verduras y hortalizas: Consumir diariamente 2 o más raciones de verduras-hortalizas y 3 o más en forma de fruta, es importante por cuestiones de salud. Las verduras y hortalizas se pueden dar salteadas, gratinadas, en purés… con objeto de que sean más fácilmente consumidas por los niños, pero una ración de ensalada (puede ser como guarnición) o verduras-hortalizas crudas al día también es interesante ya que al cocinar se pierden vitaminas y minerales. En cuanto a la fruta, en la medida de lo posible, el postre en comidas y cenas debe ser una pieza de fruta fresca (compotas etc… tienen menos vitaminas y minerales). Los postres lácteos también pueden ser una opción, pero dejando la fruta (un alimento que se consume en menor cantidad y frecuencia de la debida) como primera opción.

2) Consumir semanalmente legumbres: Las legumbres deberían estar presentes unas 3 veces o más por semana en la alimentación de los niños. Son ricas en proteína vegetal, hidratos de carbono complejos, fibra soluble, vitaminas y minerales… y sin embargo cada vez son menos consumidas. Hacerlas formar partes de purés, hamburguesas, croquetas, humus…son algunas alternativas para fomentar su consumo.

Trucos generales para hacer más fácil que los niños consuman alimentos que no suelen gustarles:

  1. a) Los niños, y nosotros también, comen con la vista, por tanto la presentación es vital. Una merluza a la plancha o hervida es muy poco sugerente pero los platos rellenos de color son mucho más atractivos. Podemos jugar con las guarniciones (tomate cortados con formas de muñeco o de corazón, patatas cocidas con forma de estrellas…) y con las salsas (colores vivos y sabores atractivos).
  2. b) Mezclar puede ser una buena idea. Podemos mezclar las frutas y hortalizas o las legumbres con aquellos alimentos que más le gustan al niño para ir acostúmbrandole a su consumo. Unos spaguetis con tomate, unos macarrones con queso y minitrocitos de pimiento, unos trozos de fruta con gelatina o un arroz con gambas y champiñones son algunos ejemplos…
  3. c) Camuflaje de presencia y sabor: Poner las legumbres y las hortalizas formando parte de una hamburguesa, croquetas o purés, albóndigas o formando parte de purés, zumos o licuados… Son formas de ir introduciéndolo poco a poco sin que el niño se dé casi cuenta.
  4. d) Hay que ser ejemplo: Difícilmente podremos conseguir que nuestro niño consuma fruta si nosotros a su lado estamos tomando un buen flan con nata, o que consuma pescado si mientras nosotros nos estamos tomando una buena hamburguesa a su lado. Los mayores debemos ser ejemplo y por tanto debemos consumir aquellos alimentos que deseamos que consuman nuestros hijos.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.